Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

26 Ene 202119:41

‘Efecto retorno’ en las exportaciones: los destinos ‘tradicionales’ de la moda ganan peso

La diversificación de mercados sobre la que se ha trabajado durante años para acelerar en el mercado exterior se ha parado. Pese a la madurez, mercados como el francés, el italiano, el alemán o el británico continúan siendo las puntas de lanza de la moda en el extranjero.

28 Ene 2019 — 04:51
S. Riera
Compartir
Me interesa

‘Efecto retorno’ en las exportaciones: los destinos ‘tradicionales’ de la moda ganan peso

 

La moda se afianza en los mercados tradicionales. El 62,6% de las exportaciones españolas de moda en los once primeros meses del año se concentraron en los diez principales mercados. Hace un año, el porcentaje era del 61,8%, mientras que cinco años atrás, en 2013, el peso del top ten era aún menor del 60%, según datos del Icex.

 

Los costes que implica la apertura de nuevos mercados, desde la prospección al conocimiento de la legislación y los trámites aduaneros, al mantenimiento de los clientes, afianzar la logística e introducir el canal online, ha provocado un efecto retorno hacia los destinos tradicionales. El clima de incertidumbre global y la amenaza del proteccionismo también ha contribuido a afianzar este escenario.

 

Así, más allá del puesto diez, del undécimo mayor mercado para la moda española al número 200, las exportaciones del sector se contrajeron en 94 territorios. En la tabla alta de la clasificación, países en los que el sector había avanzado con firmeza en los últimos años, en los once primeros meses de 2018, las ventas marcaron fuertes retrocesos.

Es el caso de Irlanda, donde las exportaciones españolas de moda cayeron entre enero y noviembre un 5,3%; en Hungría bajaron un 15,3%; en Suecia, un 7,5%; en Sudáfrica, un 18,5%, y en Eslovaquia, un 10,2%.

 

 

 

 

En la parte media de la clasificación, las ventas cayeron a doble dígito en los once primeros meses del año en Uruguay, con un retroceso del 18,4%; en Paraguay, con una caída del 16,6%; en Bahréin, con un retroceso del 10,5%; en Letonia, con un descenso del 11,8%; en Macedonia, del 28,6%, o en Pakistán, del 46,2%, entre otros.

 

Sin embargo, las caídas más acusadas se registraron en la cola, con retrocesos a doble dígito en Madagascar, Congo, Guinea, Zambia, Sudán, Burkina Faso, Turkmenistán, Fidji, Nepal o Namibia, entre otros.

 

Por el contrario, en la tabla alta de la clasificación, a pesar de la madurez de los mercados, la moda española continúa ganando posiciones en ellos. De los diez principales destinos del sector, en sólo dos el sector contrajo sus ventas entre enero y noviembre: Italia y Portugal, marcando descensos del 0,8% y del 0,7%, respectivamente.

 

En Francia, en cambio, el principal mercado para la moda española, las ventas se incrementaron un 1,6%; en Alemania subieron un 2,8%; en Reino Unido avanzaron un 6,4%; en Estados Unidos aumentaron un 5,3%; en Polonia, un 7,2%; en China aceleraron un 12,6%, mientras que en Holanda, crecieron un 5,1%.

Publicidad
Comentar
Compartir
...