Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

28 Jul 202115:03

China, termómetro de la nueva normalidad: cinco meses para reanimar las ventas y la moda, a la cola

En agosto, el retail de China comenzó la recuperación con una subida del 0,5%, la primera desde que estalló la pandemia del coronavirus. La moda se ha recuperado de forma desigual.

16 Sep 2020 — 04:49
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

China, termómetro de la nueva normalidad: cinco meses para reanimar las ventas y la moda, a la cola

 

 

El retail lleva años mirando a China, pero quizás nunca lo había hecho con tanto interés como ahora. Con Occidente sumido todavía en la incertidumbre, el sector busca respuestas en el país que vive ya en el futuro: China fue el primer país afectado por la pandemia, pero también el primero en reabrir las puertas del comercio, y las lecciones que deja su recuperación no son demasiado buenas para la moda.

 

En agosto, las ventas minoristas en el gigante asiático aumentaron un 0,5% respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supuso la primera subida desde que estalló la crisis del coronavirus en el país el pasado enero. El descenso acumulado asciende al 8,6%, según los datos preliminares de la Oficina Nacional de Estadística china.

 

El aumento estuvo motivado por la recuperación de equipos de comunicaciones, con un alza del 25,1% en relación al año anterior. También crecieron a doble dígito las ventas de automóviles, con un alza del 11,8%. De moda todavía no hay datos correspondientes a agosto.

 

La actualización forma parte de una actualización de indicadores que publicó el Gobierno la semana pasada, y que apuntan a una “actividad más fuerte de lo esperado”. De hecho, el Ejecutivo mejoró sus previsiones de crecimiento para el tercer y el cuarto trimestre, pero es prudente: “continúa habiendo viento en contra ya que la demanda contenida probablemente perderá fuelle”.

 

 

 

 

 

La recuperación errática de la moda

En el mundo antes del coronavirus, el comercio minorista chino crecía a ritmos del 8%. La moda, incluyendo ropa, calzado, sombreros y prendas de punto, cerró 2019 con un alza del 2,9%, hasta 13.517.000 millones de yuanes (XX millones de euros). La joyería, por su parte, creció un 0,4% y la cosmética se disparó un 12.6%.  

 

Pero el estallido de la pandemia lo trastocó todo. Pese a que el país nunca llegó a decretar el confinamiento total y muchas marcas ni siquiera llegaron a cerrar todas sus tiendas en el territorio (aunque sí redujeron horarios), el golpe fue histórico.

 

En enero y febrero, el comercio minorista se desplomó un 30,9%, mientras que las ventas de moda se hundieron un 34,8%. La oficina de estadística agrupa los datos de los dos meses para evitar el efecto calendario del año nuevo chino. En marzo, la caída se agravó y volvió a ser superior en el sector de la moda: el conjunto del comercio cayó un 15,8% y el textil, un 34,8%.

 

 

 

 

Un mes después, el descenso comenzó a amortiguarse pero continuó siendo mayor en el negocio de la moda. Sin embargo, en mayo hubo un cambio de tendencia y la moda acarició la recuperación, con un descenso de sólo el 0,6%, frente a la caída del 2,8% registrada en el total del sector minorista.

 

Pero poco duraron las alegrías: tras rozar en junio las tasas positivas, con una caída de apenas el 0,1%, la ropa y el calzado volvieron a agrandar su descenso en julio, con una caída del 2,5%, mientras el conjunto del retail ha seguido recuperándose, con bajadas del 1,1% y la esperada recuperación en agosto.

Publicidad
Comentar
Compartir
...