Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Ene 202121:47

Cataclismo en la industria de la moda: el Covid-19 hunde actividad, empleo y exportaciones

En abril, el peor mes del año para el sector, la producción textil se desplomó un 48,9%, el empleo encogió un 15,7% y las exportaciones se hundieron un 66,3%.

15 Jul 2020 — 05:00
C. Juárez
Compartir
Me interesa

Cataclismo en la industria de la moda: el Covid-19 hunde actividad, empleo y exportaciones

 

 

Tres meses para olvidar en la industria española de la moda. La declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo y el endurecimiento de medidas durante las dos semanas a partir del 26 de marzo han devastado a la industria española, con la actividad, el empleo, las exportaciones y los precios en mínimos históricos durante los tres peores meses de la crisis sanitaria. Caídas del 15% al 80% en empleo, actividad y exportaciones han marcado los últimos tres meses en la industria de la moda en España.

 

La producción ha sido uno de los segmentos más penalizados. Aunque ya venía perdiendo fuelle desde inicios de año, el primer mes en el que España estuvo afectado por la pandemia se saldó con una caída interanual de la producción textil del 14,8%. La confección y el calzado evolucionaron peor si cabe en marzo, con retrocesos del 25,3% y del 24,6%, respectivamente.

 

En abril, cuando la implantación de medidas más severas paralizó aún más la actividad económica, el Índice de Producción Industrial (IPI) del textil retrocedió un 48,9%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La confección volvió a ser el subsector de la industria de la moda que peor evolucionó, con un retroceso interanual del 77,2%, mientras que el calzado desplomó su actividad un 73,5% en el cuarto mes del año.

Mayo no supuso un alivio, pese a ser el primer mes de la pandemia en que la actividad se recuperó por completo. El textil desplomó su producción un 39,1%, mientras que la confección y el calzado registraron retrocesos del 80,6% y del 36,1%, respectivamente.

 

 

 

 

Con la caída de la actividad, la industria española de la moda también desplomó su facturación. El Índice de Cifra de Negocio (ICN) del textil dio los primeros signos de preocupación en febrero, pero no fue hasta marzo cuando registró su mayor desplome.

 

En el tercer mes del año, la facturación del textil registró un descenso del 17,1%, mientras que la industria de la confección encogió su negocio un 32,5% interanual y el cuero y el calzado hundió su facturación un 34,3%.

 

Pero abril fue peor. En el cuarto mes del año, el impacto del coronavirus supuso que la facturación del textil en España se desplomara un 43,8% y hundiera en la confección y el cuero y el calzado, que registraron descensos históricos del 80% y del 72,2%, respectivamente.

 

 

 

 

 

La paralización de la actividad industrial y el desplome de la facturación también penalizó al empleo en la industria de la moda. Marzo finalizó con un 6,7% menos de afiliados medios a la Seguridad Social en el sector respecto al mismo mes de 2019, según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

 

Para el cuero y el calzado, el retroceso de empleados en el tercer mes del año fue del 10,7%, mientras que la industria textil recortó su plantilla un 7,2%, la misma caída que se registró en la industria de la confección.

 

La caída se acentuó en abril, cuando el número medio de afiliados al sector descendió un 15,7%. El cuero y el calzado volvió a ser el subsector que más recortó su plantilla, con un 30,2% de afiliados menos respecto al mismo mes del año anterior, mientras que el empleo en el textil y la confección retrocedió un 5,9% y un 12,3%, respectivamente.

 

La tendencia volvió a replicarse en mayo, cuando el número medio de afiliados a la Seguridad Social en la industria de la moda se desplomó otro 13,6%. De nuevo, el cuero y el calzado lideró la caída, encogiendo su plantilla un 25,2%, mientras que el número de trabajadores en el textil y la confección retrocedieron un 5,8% y un 10,7%, respectivamente.

 

 

 

 

La clausura de fronteras en el grueso del planeta y el tránsito internacional también ha penalizado a las exportaciones españolas de moda en los últimos meses. En marzo, España exportó bienes de moda (incluyendo textil, prendas, calzado, complementos, joyería y perfumería) por valor de 1.572 millones de euros, un 28,9% menos que en el mismo mes de un año atrás.

 

Las compras españolas al exterior también retrocedieron en el tercer mes del año. Las importaciones españolas de moda se redujeron un 18,2% en marzo, según datos de Icex España Exportación e Inversiones.

 

Si en marzo el comercio exterior de la industria española de la moda registró su peor dato histórico, la caída en abril rompió récords. Las exportaciones de moda de España en el cuarto mes del año se hundieron un 66,3%, mientras que las importaciones también marcaron su peor dato, con un hundimiento del 53,8%.

 

 

 

 

Los precios industriales, por su parte, se han desmarcado de la caída de los otros indicadores macroeconómicos de la industria española de la moda. El Índice de Precios Industriales (Ipri) del sector terminó marzo con un avance del 0,2%, para seguir subiendo un 0,1% en abril. Sólo en mayo, los precios de la industria bajaron, con una caída del 0,4% respecto al mismo mes de 2019.

 

En el caso del Índice de Precios a la Exportación (Iprix), el indicador mantuvo la tendencia bajista que inició a principios de año. En marzo, los precios de las exportaciones textiles cayeron un 0,4%, para moderar el descenso en los dos meses siguientes, con caídas del 0,4% en abril y del 0,3% en mayo.

Publicidad
Comentar
Compartir
...