Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Jul 202104:46

VF cierra el año del Covid-19 con una caída del 12% y hunde su beneficio

El gigante estadounidense, propietario de marcas como Vans, Timberland, Wrangler o Lee, ha cerrado el ejercicio 2021 con unos ingresos de 9.238,8 millones de dólares.

21 May 2021 — 14:21
Modaes
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

VF salva el año del Covid-19 con una caída de sólo el 12%

 

 

VF Corporation pone cifras al golpe de la pandemia. El grupo estadounidense de moda, propietario de marcas como The North Face, Supreme, Vans o Wrangler, entre otras, ha cerrado el ejercicio 2021 (concluido el pasado marzo) con una caída de la cifra de negocio del 11,9%. En el cuarto trimestre, las ventas de la compañía evolucionaron de forma positiva, lo que ayudó a mitigar el impacto de la crisis. Para el ejercicio 2022, VF prevé registrar un crecimiento de aproximadamente el 28%.

 

La compañía finalizó el año fiscal con una facturación de 9.238,8 millones de dólares, frente a los 10.488,6 millones de dólares del año anterior. El beneficio, sin embargo, se desplomó un 40%, hasta 407,9 millones de dólares.

 

En el cuarto trimestre del ejercicio, de enero a marzo, VF elevó sus ventas un 22,8%, hasta 2.582,7 millones de dólares. En el periodo la empresa registró un resultado neto positivo de 89,5 millones de dólares, frente a las pérdidas de 483,8 millones de dólares del mismo periodo de 2020, cuando el comercio empezó a verse impactado por el embate de la pandemia en muchos países.

 

“A principios de año tomamos medidas importantes para proteger a nuestra gente y la empresa, al tiempo que mantuvimos las inversiones para impulsar nuestra transformación y acelerar el crecimiento orgánico”, ha explicado Steve Rendle, presidente y consejero delegado del grupo, quien ha señalado que la implementación de estas acciones estratégicas dio como resultado “finalizar el año en una posición de fortaleza con un amplio impulso en toda nuestra cartera”.  

 

 

 

 

En el cuarto trimestre del ejercicio, el impulso de las ventas del grupo estadounidense se debió principalmente al auge del canal online y a un incremento de ingresos en la región de Asia Pacífico, la primera en verse afectada por la pandemia pero también la primera en haber empezado la recuperación.

 

En el conjunto del año fiscal, VF ha remarcado que la caída se debió principalmente al cierre de tiendas en varios países y a una menor demanda “como resultado del Covid-19 y de las restricciones y regulaciones implementadas por los Gobiernos”.

 

Por categorías, en el conjunto del año todas experimentaron una caída de ventas excepto la de ropa de trabajo, que se impulsó un 7%, hasta 945,7 millones de dólares. VF selló en abril la venta de esta división al fondo Redwood Capital Investments por un importe que no trascendió.

 

El segmento active, por su parte, retrocedió un 15% en el ejercicio 2021, hasta 4.160,9 millones de dólares, mientras la categoría outdoor se contrajo un 11%, hasta 4.127,6 millones de dólares.

 

 

 

 

Por mercados, Asia Pacífico fue el único que finalizó el ejercicio al alza, con un incremento de ventas del 13%. Estos resultados se debieron principalmente al impulso de las ventas en China, que fue el primer país afectado por la pandemia, pero también el primero en volver a la senda del crecimiento en el último año.

 

En América, excluyendo Estados Unidos, la cifra de negocio se desplomó un 34% en el ejercicio 2021, mientras que en su mercado local, VF contrajo sus ingresos un 16%. Por su parte, en Europa, Oriente Próximo y África (Emea) las ventas cayeron un 10%.

 

Por canales, el wholesale evolucionó de forma favorable, con un aumento de la cifra de negocio del 14%, aunque el crecimiento está lejos del experimentados a través del canal direct to consumer, donde las ventas se elevaron un 36%. Los ingresos a través del comercio electrónico, por su parte, se duplicaron el año pasado.

 

Entre las principales marcas del grupo, todas contrajeron su facturación excepto Dickies, que, a escala global, incrementó ventas un 9%. The North Face registró una contracción de ingresos del 9% en el conjunto del ejercicio 2021, mientras Timberland retrocedió un 14% y Vans cayó un 15%.

 

 

Vista puesta en el futuro

Para el ejercicio 2022, VF prevé registrar un crecimiento de aproximadamente el 28%, hasta alrededor de 11.800 millones de dólares, “incluyendo una contribución de aproximadamente seiscientos millones de dólares de Supreme”, según ha detallado el grupo, que adquirió a la marca de outdoor a finales del año pasado por 2.100 millones de dólares.

 

La empresa espera que la categoría outdoor se impulse entre un 23% y un 25%, mientras que las previsiones para el segmento active pasan por un alza de entre el 34% y el 36%. A escala internacional, la compañía prevé que las ventas se eleven entre un 25% y un 27%, lideradas por el impulso en Emea.

 

VF estima que el canal online se disparará entre un 29% y un 31%, mientras el direct to consumer aumentará entre un 38% y un 40%.  

Publicidad
Comentar
Compartir
...