Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Oct 201802:12

h Empresa

Urbaks se repliega y reduce su estructura con el cierre de sus tiendas en Portugal y Turquía

14 May 2014 — 05:00
C. Pareja/ P. Riaño
Me interesa

Los complementos de Urbaks , que nacieron en 2010 de la mano de Mario Coll (fundador de Misako), ponen punto y final a su primera etapa. La cadena ha cerrado sus establecimientos de España, Portugal y Turquía para poner el contador a cero y volver a crecer con una nueva estrategia. El multimarca, la internacionalización y la búsqueda de un socio inversor es la hoja de ruta que seguirá Urbaks para asegurar su continuidad tras reducir al mínimo su estructura empresarial, tal y como ha explicado Coll, fundador de la compañía, a Modaes.es. La empresa ha pasado de una veintena de puntos de venta a sólo tres en los últimos meses.

 

“Hemos llevado a cabo un repliegue de la empresa, cerrando la gran mayoría de los puntos de venta, hemos salido de los países en los que estábamos y hemos dejado de trabajar con El Corte Inglés –sostiene Coll, que abandonó Misako por diferencias con los otros accionistas de la empresa-; hemos puesto el contador a cero con la idea de poder seguir adelante con una nueva estrategia”.

 

Hasta ahora, Urbaks contaba con tres establecimientos en España, ubicados en Rambla de Catalunya, en el centro de Barcelona, en Granollers y en San Sebastián, los dos últimos bajo el régimen de la franquicia. “El punto de venta de Barcelona está cerrado de manera temporal –explica Coll-; no queremos deshacernos de él, estamos renegociando las condiciones y, si finalmente no llegamos a ningún acuerdo, contemplamos una reubicación en la ciudad”. Urbaks también ha puesto fin a su relación en España con los grandes almacenes El Corte Inglés, donde hasta ahora contaba con once corners.

 

Urbaks también se ha replegado en el mercado internacional. En 2010, la compañía inició su primera fase de internacionalización, que le llevó a poner en marcha sus primeros establecimientos en Portugal. Cuatro años después, y con una red de tres establecimientos en el país, la cadena ha decidido dejar de operar en este mercado.

 

“Se intentó renegociar con los franquiciados para comprar los puntos de venta y seguir operando en el país, pero nos dimos cuenta de que a largo plazo no iba a ser rentable, ya que las tiendas estaban ubicadas en calles secundarias”, asegura Coll. Actualmente, Urbaks cuenta con un establecimiento en Portugal.

 

En 2012, Urbaks puso en marcha su segunda etapa de crecimiento en el mercado exterior. La cadena de complementos se alió con el grupo Unifor Group para comenzar a operar en Turquía. “Abrimos dos pop-up stores y un establecimiento en un centro comercial (Aqua Florya), pero ya hemos dejado de operar en el país”, añade Coll.

 

Ahora que Urbaks ha llevado a cabo una reducción de costes, con un recorte en su plantilla y el cierre de su sede, la compañía está preparada para emprender una nueva etapa. “Comenzaremos a distribuir nuestro producto en el canal multimarca y pondremos todos nuestros esfuerzos en crecer fuera de España –explica Coll-; tienes que destinar una gran parte de tus recursos a expandirte fuera de tu país”. Urbaks ya se encuentra ultimando las negociaciones para comenzar a operar en Latinoamérica.

 

Mario Coll fundó la cadena Misako a finales de los noventa, experimentando en los años siguientes años un gran crecimiento. Hace cuatro años, Coll abandonó Misako, actualmente controlada por las familias García y Torres, y puso en marcha Urbaks de la mano de Monstserrat Tarrell, ex directora creativa de Misako.

 

La cadena, que tenía un precio medio superior al de Misako, nació para distribuir complementos femeninos y masculinos, compitiendo con enseñas como Uterqüe, del grupo Inditex, y dejando de lado el low cost y la guerra de precios. Urbaks llegó a registrar una facturación cercana a los 2,5 millones de euros.

 

El principal problema que ha llevado a Urbaks a esta situación ha sido la financiación. “La banca recortó sus líneas de crédito y nosotros no disponíamos de fondos propios para crecer”, concluye Coll.

Publicidad
...