Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Ene 202207:16

‘The winner takes it all’: los gigantes de la moda baten previsiones y capitalizan la reapertura

Inditex y H&M han vuelto a números negros en el segundo trimestre, Gap ha moderado la caída hasta sólo el 18,2% y Primark y Next han mejorado sus previsiones para el cierre de año.

18 Sep 2020 — 05:00
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

‘The winner takes it all’: los gigantes de la moda baten previsiones y capitalizan la reapertura

 

 

Nadie lo vio venir. Tras la reapertura del comercio en Europa y Estados Unidos, los analistas descontaban todavía una nueva oleada de pérdidas trimestrales y se reafirmaban en que las limitaciones sociales golpearían a los reyes de las macrotiendas y del high street. Pero, cerrado el último trimestre, la realidad ha sido bastante distinta. Los gigantes del sector han batido todas las previsiones y han concluido el periodo de la reapertura comenzando a revertir el curso.

 

La flexibilidad de sus modelos operativos, su fortaleza en el canal online (“somos un líder mundial del ecommerce”, alardeó ayer Pablo Isla) y una cierta demanda cautiva son algunas de las causas que han devuelto a los gigantes del sector al camino de la recuperación.

 

La primera sorpresa fue la de Primark, que estaba en todas las quinielas de recuperación tardía por no tener canal de comercio electrónico, contar con tiendas grandes, un freno en tiempos de distanciamiento social, y muchas de ellas en los centros de las ciudades.

 

 

 

 

Sin embargo, la cadena se desmarcó en sus últimas previsiones asegurando que la recuperación se había “acelerado” desde la reapertura. La cadena irlandesa de moda low cost prevé facturar 2.000 millones de libras entre mayo, cuando pudo volver a operar, y el cierre del ejercicio este mes.

 

“Desde la reapertura ha aumentado el número de transacciones impulsadas por el tráfico”, señala la empresa en un comunicado. “En un principio, el tamaño medio de la cesta fue significativamente más alto que el año pasado, reflejando cierta demanda cautiva, pero si bien se ha reducido en los últimos años continúa siendo superior a la del año pasado”, añade.

 

¿Sus puntos fuertes? Su gran presencia en parques de medianas, el primer canal que recuperó el tráfico tras el confinamiento. En cambio, las tiendas en el centro de las ciudades, más dependientes del turismo y de las personas que se desplaza para trabajar, han pasado de aportar el 19% de las ventas antes del coronavirus a sólo el 8% tras la reapertura.

 

Tras el anuncio de Primark llegaron las cuentas de los gigantes. Inditex y H&M han convencido esta semana al mercado y se han disparado en bolsa aupadas por resultados mucho mejores de lo esperado, especialmente en lo referente a la rentabilidad.

 

 

 

 

El grupo gallego cerró el segundo trimestre (entre mayo y julio) con una caída de las ventas del 31,4%, pero logró volver a números negros con un beneficio de 214 millones de euros, más del doble de lo previsto por algunos analistas.

 

En el acumulado del año, la facturación retrocedió un 37% y la empresa siguió en pérdidas, de 195 millones de euros. El online, por su parte, se disparó un 74%. En su caso, la victoria se la dio su flexibilidad y la gestión del stock, que le permitió ajustar costes en función de la demanda, aprovechar el inventario de las tiendas incluso durante el periodo de cierre y evitar descuentos. De hecho, pese al cierre de tiendas, la empresa redujo su inventario un 19% en el primer semestre, en relación al mismo periodo del año anterior.

 

También H&M batió las expectativasEl grupo sólo publicó un adelanto de sus resultados trimestrales, pero fueron suficientes para que escalara un 12% en bolsa y su rival Inditex repuntara un 5%.

 

La empresa anunció que de junio a agosto había reducido sus ventas sólo un 19% (un 16% descontando el efecto divisa) y que regresó a números negros. La empresa prevé ganar unos 2.000 millones de coronas suecas (192 millones de euros) antes de impuestos.

 

 

DATWRAPPER

 

 

La recuperación de H&M es mejor de lo esperado -dijo la empresa-; una mayor proporción de ventas a precio completo, combinado con un fuerte control de costes, permitieron al grupo volver a beneficios en el tercer trimestre”.

 

Al otro lado del charco, el número cuatro de la distribución de moda también comienza a ver la luz al final del túnel. Gap cerró el segundo trimestre (de mayo a julio) con una caída de apenas el 18,2%. Las ventas online casi se duplicaron respecto al año anterior, mientras que la venta en tiendas se duplicó un 48%. Gap tiene a su favor la mayor penetración del canal digital en el mercado estadounidense, donde el ecommerce copaba, ya antes del coronavirus, más de un 20% de la facturación.

 

El resultado operativo fue positivo, de 73 millones de dólares, pero el grupo registró pérdidas netas de 62 millones de dólares, frente al beneficio de 168 millones del segundo trimestre de 2019.

 

 

 

 

Aunque fuera del ránking de gigantes a escala global, Next también se ha sumado a la oleada de buenas noticias. Next, que factura unos 4.000 millones de dólares al año y concentra el grueso de su distribución en Reino Unido, mejoró esta semana sus previsiones para el cierre del ejercicio. Es la segunda vez en lo que va de año que la empresa revisa al alza sus perspectivas.

 

La empresa contempla ahora registrar un beneficio antes de impuestos de alrededor de 300 millones de libras (327,8 millones de euros), frente a los 195 millones de libras (213,1 millones de euros) previstos el pasado julio.

 

En el escenario más negativo, la empresa anticipa un beneficio de 110 millones de libras (120 millones de euros). En el más optimista, ganaría 370 millones de libras (404 millones de euros) este año.

Publicidad
Comentar
Compartir
...