Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Sep 202109:18

Reciclaje, la asignatura pendiente: qué hacen los gigantes con la ropa que sobra

Los mayores operadores de moda han dado pasos adelante en sostenibilidad, pero los residuos que se reciclan continúan siendo minoría. La circularidad está aún lejos.

21 Abr 2021 — 05:00
I. P. Gestal
Compartir
Me interesa

Reciclaje, la asignatura pendiente: qué hacen los gigantes con la ropa que sobra

 

 

El reloj corre y la moda va tarde. Con la espada de Damocles de la nueva legislación española y europea (que obligará a recoger y gestionar los residuos textiles, incluso después de que los haya usado el consumidor) pendiendo sobre ellos, los gigantes de la moda se adaptan, pero a paso lento. La gestión de los residuos está en las estrategias de todos los grandes operadores del sector (de hecho, es uno de los ejes del plan con el que el sector quiere captar 11.000 millones de euros de fondos europeos) pero, a la práctica, todavía queda mucho terreno por recorrer. ¿Qué hacen los grandes retailers con toda la ropa que sobra?

 

Aunque el peso de la ropa incinerada es cada vez menor, la gran barrera continúa siendo la circularidad, es decir, convertir los desechos en nueva materia prima para el sector textil, reduciendo al mismo tiempo los residuos y el consumo de nuevos materiales. Por el momento, esto es sólo una utopía: la mayoría de la ropa termina revendida en otros países o donada a organizaciones benéficas.

 

La gestión de residuos, tanto preconsumo (que incluye desechos en la producción y prendas no vendidas) como posconsumo (prendas usadas por el cliente que ya no usa), ha sido un debate intermitente en la moda en los últimos años. Uno de los motores ha sido la reputación: en 2017, un artículo de The Times desveló que Burberry había quemado durante años stock por valor de más de cien millones de euros. La empresa lo reconoció y anunció que abandonaría esa práctica.

 

El otro motor del cambio es la legislación. En España, este año debe aprobarse la Ley de Residuos, que contempla la prohibición de la destrucción de excedentes no vendidos este mismo año y la recogida de residuos posconsumo en 2022.

 

Esto supondría hacer al productor responsable del impacto medioambiental de sus productos incluso cuando ya han abandonado su casa, en línea con el Plan de Economía Circular de la Unión Europea.

 

 

 

 

Inditex es uno de los grupos que más ampliamente desarrolla en su memoria anual qué hace con sus residuos. Dentro de los preconsumo, la compañía trabaja con dos circuitos diferentes según el tipo de desecho. Por un lado, los de corte de sus propias fábricas se recogen, clasifican y deconstruyen con el objetivo de reutilizar las fibras para producir nuevas prendas.

 

En este sentido, la empresa tiene proyectos de colaboración con el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y con la compañía austríaca Lenzing, especializada en fibras celulósicas, para avanzar en procesos y tecnologías que permitan dar una nueva vida a las materias primas.

 

Por otro, las prendas taradas se clasifican para luego reciclarlas o donarlas. El objetivo, en el marco del programa Zero Waste, es que en 2023 no se envíen residuos procedentes de sus instalaciones a vertederos. La empresa no especifica qué hace con las prendas que sí han sido puestas a la venta pero no se han vendido, es decir, el stock sobrante.

 

Por último, para los residuos posconsumo, la compañía ha puesto en marcha el programa Closing the loop, que se basa en tres pilares: recoger, reusar y reciclar. La empresa cuenta con contenedores de recogida de ropa en sus tiendas y centros logísticos y ha financiado la instalación de contenedores en las calles de la mano de Cáritas. Las prendas recogidas se donan a organizaciones como Cáritas, Cruz Roja, Cepf, Le Relais, Liga Solidaria o Casa de la Amistad.

 

Para aquellas prendas que no permiten un segundo uso, hay varios destinos posibles: el reciclado y transformación en otros productos textiles, el reciclado en productos no textiles, la venta en tiendas de segunda mano para financiación de proyectos sociales, la venta internacional (sólo para ciertos países definidos contractualmente) y la valoración energética, es decir, la incineración o procesos similares, que no puede exceder el 5% del total. El grupo no precisa qué peso tiene cada destino.

 

 

 

 

La circularidad es también uno de los bloques del plan de sostenibilidad de Mango, diseñado en 2019 hasta 2021. En concreto, el grupo se marca el objetivo de “introducir criterios de diseño circular en la colección y optimizar el ciclo de vida de nuestros materiales/residuos”. El tercer bloque también está vinculado a la gestión de los desechos: su objetivo es “reducir la generación de residuos fomentando buenas prácticas de reciclaje y upcycling”.

 

Sin embargo, no precisa qué ocurre con esa ropa más allá de que “los residuos generados son gestionados por gestores autorizados especializados”.

 

En cuanto a los residuos posconsumo, la empresa puso en marcha en 2015 el proyecto Second Chances, con la instalación de contenedores de recogida en varios países europeos. La ropa recogida se destina en un 47% a la reutilización en el propio país, otro 27% se reutiliza en otros mercados, un 13% se recicla y un 13% se destina a la valorización energética.

 

En abril de 2020 la marca lanzó la primera colección cápsula basada en la economía circular, compuesta por fibras recicladas obtenidas a partir de unas seis toneladas de ropa usada reciclada equivalente a las recogidas en tiendas mediante el proyecto Second Chances

“Este tipo de iniciativas potencian la economía circular dentro de la industria de la moda contribuyendo al uso de fibras recicladas y dando lugar a la oportunidad de convertir el residuo textil en un recurso con un gran potencial de reutilización y reciclaje para nuevas funciones”, sostienen desde la empresa.

 

Tendam, por su parte, explica en su memoria de sostenibilidad de 2019 que cuenta desde hace más de quince años con un programa social para evitar “la destrucción o incineración de las prendas y la generación de residuos”.

 

El programa cuenta con dos mecanismos: las donaciones de las prendas a entidades sin ánimo de lucro y el proyecto Involucrados, a través del cual se financian proyectos sociales con su venta en rastrillos solidarios.

 

 

 

 

Durante el ejercicio 2019 Tendam gestionó por donación directa 23.430 prendas, y se aportaron prendas por valor de 152.000 euros al proyecto Involucrados. También se han procesado “a través de un gestor autorizado” otros 6.897 kilos de residuo preconsumo, de los que el 98,88% se ha destinado a reutilización en el mercado de segunda mano y sólo el 1,12% restante a reciclaje.

 

Fuera de las fronteras españolas, H&M es una de las compañías que más ha avanzado en circularidad. En 2019, el 0,32% de su oferta total fue reusada (incluyendo donaciones) o reciclada (cuando las prendas estaban taradas).

 

La empresa también recoge residuos posconsumo de la mano de I:CO, aunque el proceso se paralizó durante el Covid-19. Aun así, en 2020 la compañía recogió 18.800 toneladas de prendas, de las cuales entre un 50% y un 60% se reutilizaron, y entre un 34% y un 45% se reciclaron para producir productos para otras industrias o nuevas fibras.

 

La empresa también prohíbe la destrucción de productos que puedan ser vendidos, usados o reciclados. “Si no podemos usar un producto, lo reusamos, donamos o reciclados; nunca enviamos las prendas a vertederos y sólo las destruimos cuando no hay otras opciones”, asegura.

 

Avances en Estados Unidos

En Estados Unidos, donde la normativa no es de momento tan estricta, un 65,2% de los residuos textiles terminan en vertederos, un 18,7% se incineran y sólo un 14,5% se reciclan, según datos de la Agencia estadounidense para la protección medioambiental (EPA, en sus siglas en inglés).  

 

Grupos como Urban Outfitters o Nike mantienen alianzas con entidades para el reciclaje de las fibras textiles, aunque la mayoría son por ahora menos transparentes que sus competidores europeos.

 

Gap, por ejemplo, mantiene un acuerdo con el Hong Kong Research Institute of Textiles and Apparel (Hkrita), con el que también trabaja H&M, para acelerar en modelos circulares para la industria textil.

 

Además, el grupo colabora con la iniciativa Make Fashion Circular, de la Ellen Mcarthur Foundation, y con Thredup, una empresa dedicada a la venta de artículos de segunda mano para impulsar la reutilización de los residuos posconsumo.

 

Sin embargo, la empresa no precisa qué hace con los desechos textiles preconsumo, sino que lo enmarca en su estrategia global de residuos. Su objetivo es reducir el peso de desechos que terminan en vertederos al 20% en 2021. A cierre de 2019, según los últimos datos disponibles, el porcentaje se situaba en el 35%.

 

También China, el mayor productor del mundo, está avanzando hacia una mayor circularidad. El país produce cada año unos 21 millones de toneladas de desechos textiles, de los cuales un 5% se reutiliza y un 17% se recicla, según datos de Ellen McArthur Foundation.

Publicidad
Comentar
Compartir
...