Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Sep 202117:34

Negocio más allá del ‘hype’: las nuevas promesas españolas de la moda

Pdpaola, Alohas, Blue Banana o Pompeii son algunas de las marcas que han logrado trasladar los likes en redes sociales a negocios sólidos que han crecido incluso en el año del Covid-19.

26 Jul 2021 — 04:51
I.P.G.
Compartir
Me interesa

Negocio más allá del ‘hype’: las nuevas promesas españolas de la moda

 

 

“Hay mucha gente muy buena construyendo imperios sin hacer demasiado ruido dentro del mundillo. Nosotros aún no hemos conseguido nada. Pero lo haremos”. Quien lo dice es Diego Arroyo, consejero delegado y cofundador de Laagam. El emprendedor tomó Twitter la semana pasada para enumerar una lista de compañías jóvenes de moda, calzado y complementos que han logrado construir un negocio sólido más allá de los likes y los seguidores en Instagram. En la era del hype, compañías como Pdpaola, Alohas o Hoff superan hoy los diez millones de facturación y han logrado esquivar las caídas generalizadas de ventas en el sector en el año del Covid-19.

 

Todas tienen en común su omnipresencia en redes sociales, su apuesta por el canal digital (en muchos casos combinado también con el físico), y ambiciosas previsiones de crecimiento para 2021.

 

Pdpaola es una de las protagonistas de esta nueva generación de empresas de moda. La compañía de joyería, fundada en 2014 por los hermanos Paola y Humbert Sasplugas, cerró ejercicio 2020 con una facturación de 24 millones de euros, superando los objetivos previstos para el cierre. 

 

 

 

 

Para este año, la empresa prevé volver a duplicar su cifra de negocio y reanudar el plan de abrir flagship stores que tenía antes del estallido del Covid-19. A cierre de 2020, Pdpaola contaba con más de 1.500 puntos de venta en Europa y Asia, y suma un equipo de sesenta personas.

 

La empresa también está presente en diez mercados en el extranjero, en países como Francia, Reino Unido, Bélgica, Austria o Portugal, a través del canal multimarca, y vende a más de 200 de territorios mediante su plataforma de ecommerce. Además, desde 2018 tiene un acuerdo con City Time, el antiguo socio de Pandora en España, para impulsar su distribución.

 

Alohas es otra de las compañías que ha acompañado su exposición en redes sociales con un crecimiento de la facturación. La empresa fue fundada en 2015 por Alejandro Porras, quien comenzó su trayectoria en moda vendiendo menorquinas en Hawái, donde residía.

 

La compañía, que ha adoptado un modelo de producción bajo demanda, ha cuadriplicado su negocio en el último año, hasta 5,9 millones de euros, y prevé dispararse hasta alcanzar veinte millones en 2021. Por el momento, la compañía se distribuye online, a través de su plataforma propia y de terceros, y ha firmado con El Corte Inglés para abrir su primer corner.

 

 

 

 

También en calzado está especializada Hoff, que nació en 2016 de la mano de Fran Marchena, que procedía del sector de la banca, y Miguel Botella, con experiencia en el sector logístico. La inversión inicial para arrancar el proyecto fue de 80.000 euros.

 

La compañía de sneakers duplicó su facturación en 2020, hasta superar los cinco millones de euros, y prevé rebasar los diez millones este año apoyada en su expansión con multimarca y retail. Hoff abrió a principios de año su primera tienda propia, en la calle Velázquez de Madrid, y cuenta con 500 puntos de venta multimarca en diez países.

 

TwoJeys, especializada en joyería masculina, es de las compañías más jóvenes de la lista. La empresa fue fundada en 2019 por Joan Margarit y Biel Justé, amigos e influencers, con una inversión de 8.000 euros.

 

En la actualidad, la start up ha crecido y ya cuenta con catorce trabajadores. La marca ha vendido sus productos en más de 140 países, sobre todo Estados Unidos, Alemania, Francia e Italia.

 

Tras haber alcanzado el break even en su primer año de actividad, con una facturación de 200.000 euros, la empresa cerró 2020 con una facturación de 2,5 millones y prevé duplicar las ventas este año.

 

 

 

 

 

Otro de los referentes de esta nueva generación son Pompeii y Muroexe. La primera fue fundada en 2014 por Jaime Garrastazu, los hermanos Jorge y Nacho Vidri y Cosme Bergareche con una inversión de 18.000 euros.

 

Es de las start ups que más lejos ha llegado con el canal físico, con seis tiendas propias, más de treinta corners en El Corte Inglés y presencia en el canal multimarca. El desarrollo con retail estuvo financiado en parte por la ronda de financiación que la empresa cerró en 2018, en la que levantó un millón de euros y en la que dio entrada al exconsejero delegado de Ecoalf, José Múgica. Según los últimos datos disponibles, la compañía especializada en calzado apuntaba en 2019 a una facturación de entre 4,5 millones de euros y 5 millones de euros.

 

Muroexe también ha seducido al capital. La compañía, fundada en 2013 por Esmeralda Heredia y Roberto Heredia, ha realizado dos rondas de financiación. En la primera, cerrada en 2017, la start up dio entrada a JME Venture Capital, impulsado por Fundación José Manuel Entrecanales. La segunda, cerrada en 2019, ascendió a 2,7 millones de euros y fue suscrita en un alrededor del 50% por clientes e inversores particulares a través del sistema de crowfunding. Antes del Covid-19, preveía llegar a cinco millones de euros de facturación en 2020.

 

 

 

Otra compañía que consiguió inversión cuando aún daba sus primeros pasos es Mim Shoes, que nació en noviembre de 2015 con una inversión inicial de 70.000 euros. La empresa fue fundada por Carlos Montojo y Sofía Vega-Penichet y en 2018 Scalpers adquirió una participación minoritaria.

 

Mim opera con una tienda propia en la calle Fuencarral de Madrid, entrará en el canal wholesale el próximo otoño y prevé alcanzar 6,5 millones de euros en ventas en 2021, más del doble que en 2020.

 

También cuenta con respaldo financiero externo Black Limba, una compañía especializada en íntimo y fundada hace cinco años por Javier Garay, Pepe Merino y Alvaro Banús. La empresa ha cerrado ya dos rondas de financiación. En la primera, en 2017, captó un millón de euros y estuvo liderada por los fundadores de la agencia de publicidad digital Grupo Ontwice.

 

En la segunda, en 2018, levantó 1,5 millones de euros y en ella participaron Félix Ruiz, fundador de Tuenti; Hugo Arévalo, expresidente de Hawkers y socio de Colvin y Jobantalent, y los deportistas Álvaro Morata e Ion Tiriac. La empresa opera con tiendas propias, corners en El Corte Inglés y online y factura en torno a 1,5 millones de euros.

 

 

 

En ese nivel de ventas se encuentra también Laagam, fundada en 2016 por Inés y Diego Arroyo. La empresa, participada por Cabiedes&Partners, ha aprovechado el año del Covid-19 para darle una vuelta de tuerca a su modelo operativo, apoyándose en la producción bajo demanda y desarrollando nuevos canales de ventas como el streaming o el WhatsApp.

 

Para avanzar en su transición hacia un modelo de negocio de stock cero, la empresa cerró a finales de 2020 otra ronda de 375.000 euros en la que participaron más de cien inversores y que estuvo liderada por Cabiedes&Partners.

 

Dentro de la categoría de prendas de vestir, Blue Banana o Brava Fabrics son otras de las protagonistas de esta nueva generación. Blue Banana cerró el ejercicio del Covid-19 con un crecimiento a triple dígito y prevé superar los ocho millones de euros de facturación este año. La empresa, cuyo bestseller son las sudaderas, fue fundada en 2016 por Juan Fernández-Estrada y Nacho Rivera cuando ambos estaban aún en la universidad.

 

 

 

La start up dio el salto al retail el año pasado con una apertura en la calle Fuencarral y este año prevé abrir dos tiendas en Sevilla y en Barcelona y desembarcar con corners en varios centros de El Corte Inglés.

 

Por su parte, Brava Fabrics nació hace seis años de la mano de Iván Monells y Ramón Barbero especializada en la producción de camisas estampadas para hombre, aunque hoy cuenta con una oferta que incluye todo tipo de prendas también para mujer.

 

La compañía, que alcanzó 3,5 millones de euros en 2020, casi el doble que el año anterior, ha sido una de las tres empresas de moda seleccionadas este año para incorporarse a Lanzadera, la aceleradora de start ups de Juan Roig, presidente de Mercadona.

 

Otra compañía joven pero ya mucho más grande por facturación es Freshly Cosmetics. La compañía de cosmética, fundada en 2016 y con sede en Reus (Tarragona), cerró 2020 con una facturación de alrededor de treinta millones de euros y prevé llegar a 55 millones en 2021 y en beneficios. La compañía concentra su distribución online y opera también con dos tiendas en Madrid y Barcelona.

 

Completaban la lista de Arroyo marcas como Paloma Wool o Gimaguas, ambas lideradas por la segunda generación de familias de larga trayectoria en el sector. La primera fue fundada en 2014 por Paloma Lanna, hija de Paloma Santaolalla y Miguel Lanna, fundadores de Nice Things. La segunda está impulsada por las hermanas Sayana y Claudia Durany, hijas de Sergio Durany y Montse Clarasó, fundadores de Natura. Ninguna de las dos comunica su facturación.

Publicidad
Comentar
Compartir
...