Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Nov 201704:44

h Empresa

Minimil, moda independiente ‘made in Basque Country’

No son las discípulas de Cristóbal Balenciaga o de Paco Rabanne, pero se vanaglorian de compartir sus raíces. Minimil, especializada en moda femenina, lanzó su marca en los setenta impulsada por Contxy Uzkudun, y en la actualidad cuenta con cuatro tiendas en el mercado español.
03 Abr 2013 — 04:46
C. Pareja
Compartir
Me interesa

No son las discípulas de Cristóbal Balenciaga o de Paco Rabanne, pero se vanaglorian de compartir sus raíces. Minimil, especializada en moda femenina, lanzó su marca en los setenta impulsada por Contxu Uzkudun, y en la actualidad cuenta con cuatro tiendas en el mercado español.

 

“Somos una firma relajada, sin expectativas de ser una gran cadena, pero por ahora hemos tejido una red de distribución propia por España –explica Uzkudun-; el objetivo de este año es sobrevivir y poder mantenernos como hasta ahora”.

 

Minimil, que describe a su moda como “femenina” y la potencia con su sello “made in Basque Country”, cerró un establecimiento en Barcelona en 2009. “No era una buena ubicación y no era rentable mantener la tienda por la caída de las ventas”, explican desde la compañía.

 

En la actualidad, Minimil está formada por la fundadora de la compañía, y por sus dos hijas, AnaBeatriz Zuaznabar, que son directora creativa y de retail y márketing, respectivamente. “Es cierto que el consumo ha caído, pero nos planteamos abrir una nueva tienda durante el próximo año, aunque aún no hemos concretado la ubicación”, explican desde Minimil.

 

La enseña, que compite con otras marcas en el mercado español como Jota+Ge o Sita Murt, se dirigen a un tipo de consumidor de un nivel adquisitivo medio-alto. Mientras un abrigo de la compañía puede llegar a costar 300 euros, un vestido ronda los 100 euros.

 

Minimil, que cuenta con una gran parte de clientela francesa, gracias a su proximidad con la frontera del país, registró en 2012 una facturación de dos millones de euros. Uno de los planes a largo plazo de la compañía es abrirse a los mercados internacionales y poner en marcha un  punto de venta propio en la ciudad de París, donde creen que tienen mucho potencial de crecimiento.

Publicidad
Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...