Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

08 Abr 202009:44

Mantas Ezcaray, calor de ‘lujo’ con lana mohair

La compañía, especializada en productos de lana mohair, comercializa sus productos para las mayores compañías internacionales del sector de la moda.

20 Ene 2020 — 04:50
C. Juárez
Compartir
Me interesa

Mantas Ezcaray, calor de ‘lujo’ con lana mohair

 

 

Alrededor de 14.000 kilómetros separan Sudáfrica del número 12 de la calle González Gallarza, en el municipio riojano de Ezcaray. De forma regular, varios kilos de lana mohair realizan este trayecto. Pero el viaje comenzó mucho antes, en 1930, cuando Cecilio Valgañón puso en marcha en la localidad riojana una compañía especializada en la producción y comercialización de pañuelos, echarpes y mantas: Mantas Ezcaray.

 

Tras veinte años en el mercado, el empresario decidió especializarse en productos de lana mohair, trayendo directamente la materia prima de Sudáfrica, una de las únicas regiones del mundo, junto a Turquía y el sur de Texas, de donde se puede obtener.

 

Cuando la lana cruda atraviesa los 14.000 kilómetros hasta la fábrica de mantas Ezcaray, se introduce en unas barcas con agua y jabón para desengrasar. Una vez húmeda y para que penetre bien el color, el siguiente paso del proceso es el tintado. Posteriormente, la lana se coloca en madejas y se vuelve a volcar en las barcas de agua.

 

 

 

 

Una vez sacadas y secas, las madejas pasan por el proceso de convertirse en bobinas, que después pasan a telares, para tejer la pieza completa. Tras este proceso, la manta pasa a una percha por la que se pasa un rodillo para sacar el pelo y  realizar el flecado. Todo el proceso se extiende hasta tres días. “Es un poco tedioso, pero todo se hace de manera artesanal”, destaca Ignacio Valgañon, miembro de la tercera generación de la familia fundadora. De una pieza de tela se llegan a producir cincuenta mantas.

 

Además de su tienda para particulares, ubicada junto a la propia fábrica, la compañía comercializa sus productos para los mayores grupos internacionales del sector de la moda, tanto de lujo como de gran distribución, y clientes particulares, así como empresas de decoración. El 50% de las ventas que realiza la empresa, que cuenta con 45 empleados y suele acudir a ferias como la parisina Maison&Object, son al extranjero.

Cecilio Valgañón cedió la empresa a sus seis hijos tras su jubilación. Hoy se encuentran al frente dos de ellos junto a otros tres miembros de la tercera generación.

 

 

Combatir la estacionalidad

Aunque es un artículo muy estacional, la producción de Mantas Ezcaray sólo se detiene en agosto. Los últimos meses del año siempre suele haber cuello de botella,  porque es cuando se concentra la demanda. La compañía factura en torno a 3,5 millones
de euros al año.

 

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...