Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Ene 202101:30

Mango, menos pero mayores: se anticipa al Covid-19 y reduce un 8% sus proveedores globales

La compañía concentra en menos proveedores sus compras globales, que aumentan un 8% en volumen, adelantándose a las recomendaciones post Covid-19 de los expertos.

10 Jul 2020 — 04:57
Pilar Riaño
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Mango, menos pero mayores: se anticipa al Covid-19 y reduce un 8% sus proveedores globales

 

 

Menos proveedores, pero con una relación más estrecha. La crisis del Covid-19 ha tocado de lleno a la industria de la moda, empezando por su corazón: el aprovisionamiento. El coronavirus interrumpió el suministro de la moda primero en China y, posteriormente, en otros mercados, lo que ha hecho que cada vez más expertos apuesten por que las marcas estrechen lazos con sus proveedores y concentren compras en menos socios, pero con mayor volumen. Sin saberlo, Mango se anticipó al Covid-19 y redujo un 8% sus proveedores globales en 2019, mientras sus compras aumentaron en casi la misma proporción en volumen.

 

Según consta en la Memoria de Sostenibilidad del grupo correspondiente al ejercicio 2019, el grupo controlado por Isak Andic cerró 2019 con un volumen de 158,33 millones de prendas y complementos producidos para la empresa. Un año antes, esta cifra se había situado en 146,71 millones de artículos, lo que representa un aumento del 7,92% en un año.

 

El número de fábricas con las que trabaja el grupo a lo largo de los dos últimos ejercicios ha evolucionado a la inversa. En 2019, Mango redujo un 8,44% el número de factorías utilizadas, pasando de 1.208 fábricas en 2018 a 1.106 un año después. De este modo, Mango ha concentrado su producción en menos manos y ha aumentado su relación con cada una de ellas.

 

Mango ha llevado a cabo una reducción de proveedores de similar intensidad en todo el mundo. A cierre de 2019, Asia copaba un 59,68% de las fábricas totales, tras una reducción del 8,32% de las factorías en el continente en un año.

 

 

 

 

China es el mayor proveedor de Mango tanto en número de proveedores como en volumen. En 2019, el grupo español contabilizaba 293 fábricas en el país, con un descenso del 10,39% respecto a las 327 de un año antes. Por detrás de China, en Asia el mayor proveedor del grupo es India, con 91 proveedores y una reducción del 5,2%, seguido por Bangladesh (88), Vietnam (80) y Pakistán (46). Mango ha reducido sus proveedores en todos los países asiáticos en los que opera salvo en Myanmar, donde los ha aumentado un 57,14%, hasta 33 fábricas.

 

Por detrás del gigante asiático, por volumen los mayores polos de aprovisionamiento de mango son Turquía y Marruecos. La pujanza de estos dos últimos países en el mix de compras de la compañía responde a la apuesta que ha llevado a cabo el grupo durante los últimos años por las compras en proximidad.

 

Sin embargo, igual que en Asia, Mango también ha reducido en Europa el número de fábricas con las que trabaja. La compañía finalizó 2019 con un total de 444 factorías en territorio europeo, lo que supuso un descenso del 8,64% respecto a las 486 de un año antes.

 

En Europa, Turquía es, con diferencia, el mayor hub de Mango, con un total de 237 fábricas, tras una reducción del 2,87%. Marruecos figura a continuación, con 107 fábricas y una disminución del 20,74% en un año, seguido por Portugal (51) y España (28). En 2019, Mango ha apostado por Europa del Este como mercado de aprovisionamiento, con la incorporación de Albania y Ucrania como nuevos polos, que se suman a Bulgaria y Rumanía.

 

Aumentar las compras en proximidad se ha convertido en el principal objetivo de Mango durante los últimos ejercicios con el objetivo de ganar flexibilidad velocidad en la llegada al mercado, en una apuesta por productos de moda y menos básicos. En 2019, el peso de la cercanía (Europa, Marruecos, Túnez y Turquía) se situó en el 40,1%, un leve aumento respecto al 40% de 2018 y 2017.

 

 

 

 

Resultados 2019 y Covid-19

En 2019, antes del golpe del Covid-19, Mango había comenzado a recoger los frutos del plan de transformación para recuperar su posicionamiento y reconducir su negocioEl grupo español de distribución de moda dejó atrás tres años en números rojos y finalizó el ejercicio con un resultado neto de 21 millones de euros. La empresa alcanzó su récord de ventas, tras crecer un 6,3% y registrar una facturación de 2.374 millones de euros.

 

El grupo finalizó el ejercicio 2019 con una deuda neta de 184 millones de euros, lo que supuso haber reducido casi a la mitad el dato de 2018, que se situó en 315 millones de euros. Mango alcanzó su pico de endeudamiento en 2016 cuando, en pleno proceso de transformación y con las ventas cayendo, su deuda neta se situó en 618 millones de euros. En 2017, la deuda se redujo hasta 415 millones y en 2018, hasta 315 millones de euros.

 

Con sede central en Palau-Solità i Plegamans (Barcelona), desde donde se gestionan todas las operaciones y servicios a los puntos de venta en todo el mundo, la empresa divide su actividad logística entre el parque logístico de Lliçà d’Amunt, los centros de distribución en Palau-Solità i Plegamans, Parets del Vallès, A Coruña y el almacén de Terrassa para materiales.

 

Asimismo, la empresa cuenta con otros almacenes para cubrir las necesidades de distribución en distintas áreas geográficas del extranjero: en Alemania, China, Corea del Sur, Turquía, Rusia, España y Estados Unidos. La empresa también posee oficinas de de soporte administrativo y de control de calidad en origen en China y Turquía.

 

 

 

 

 

Para hacer frente al impacto de los cierres de tiendas decretado en diferentes países del mundo para contener la pandemia del Covid-19, Mango se ha acogido a los diferentes mecanismos facilitados por los gobiernos de cada país. En España, el pasado marzo presentó un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) por causa de fuerza mayor sobre 4.767 trabajadores La mayor parte de los afectados fueron empleados en la red de tiendas en España, pero el Erte incluyó también a trabajadores de su centro logístico en Lliçà d’Amunt y de sus oficinas en Palau-Solità i Plegamans.

 

En mayo, la compañía reforzó su tesorería con el primer crédito sindicado presentado y aprobado con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para “asegurar la liquidez de la compañía hasta 2023, y en particular la de los próximos meses” para hacer frente al impacto económico de la pandemia del coronavirus. 

 

Mango selló un nuevo contrato de financiación por 200 millones de euros y con un plazo de vencimiento a tres años, suscrito con seis entidades financieras y respaldado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Los bancos participantes son Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell, Bankia e Ibercaja. La empresa firmó también un préstamo bilateral a tres años por 40 millones de euros con el banco francés Crédit Agricole, que también cuenta con el aval del ICO.

Publicidad
Comentar
Compartir
...