Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

07 Dic 202110:37

La valenciana Dimas presenta concurso de acreedores

08 Abr 2009 — 00:00
Compartir
Me interesa
Dimas, empresa valenciana dedicada a la fabricación productos textiles para el hogar, ha presentado concurso de acreedores, la antigua suspensión de pagos, debido a la falta de liquidez. El grupo, propiedad de la familia Dimas Reig, tiene su sede en Albaida (Valencia) y en 2007 logró una facturación de 11,5 millones de euros. Según consta en el Registro Mercantil, su endeudamiento llegaba al cierre de ese ejercicio a los 8,8 millones de euros.La suspensión de pagos se produce tan sólo unos meses después de la salida del equipo directivo contratado para relanzar la empresa, que encabezaba el socio director de Altair Consultores, Artemio Milla. Los accionistas de Dimas recurrieron a ejecutivos externos para reorientar la actividad de la empresa y modernizar el grupo, que controla las marcas Dimas, Fils y Lluna.Los planes del equipo encabezado por Milla pasaban por un aumento de las exportaciones y una diversificación del producto, con el objetivo de alcanzar los 15 millones de euros de facturación en 2011. Los directivos externos plantearon también la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 19 trabajadores, de una plantilla total de cerca de 120 empleados.Sin embargo, las diferencias entre la familia propietaria y los ejecutivos hizo que éstos abandonaran la empresa el pasado diciembre, sólo ocho meses después de tomar las riendas de la compañía, y que se retirara el expediente.
Publicidad
Comentar
Compartir
...