Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Abr 202123:24

La nueva generación de la moda española

¿Cómo ha logrado la moda española convertirse en un referente internacional? ¿Y cuáles son las claves del modelo de negocio de Inditex o Mango que están influyendo en empresas de todo el mundo? Una nueva generación de empresas de moda ideadas en España emerge con fuerza y comienza a tomar posiciones en todo el mundo.
01 Feb 2012 — 05:00
Pilar Riaño/ Custodio Pareja
Compartir
Me interesa
¿Cómo ha logrado la moda española convertirse en un referente internacional? ¿Y cuáles son las claves del modelo de negocio de Inditex o Mango que están influyendo en empresas de todo el mundo? Una nueva generación de empresas de moda ideadas en España emerge con fuerza y comienza a tomar posiciones en todo el mundo. Un producto pensado para dar respuesta a los deseos de los clientes tanto en tiempo como en forma, distribuido en redes de tiendas que recrean la experiencia de la marca y un sistema logístico rápido capaz de hacer llegar la mercancía a cualquier parte del mundo en tiempo récord son las claves del modelo de distribución de moda que caracteriza a las empresas españolas.

 

 

Sin contar con la tradición de países como Francia o Italia, España ha conseguido hacerse un nombre en la moda internacional. Empresas como Inditex y sus ocho cadenas, Mango, Cortefiel o Camper conquistan a los consumidores de los cinco continentes y sus modelos de negocio y estrategias empresariales son imitados por compañías españolas e internacionales.

 

Mientras los líderes del sector aceleran en su conquista del mundo con nuevas aperturas mes a mes, una nueva generación de empresas está surgiendo en España y, con mayor o menor celeridad, comienzan a exportar sus productos. ¿Cuáles son las compañías que siguen de cerca los pasos de Inditex o Mango?

 

Modaes.es ha seleccionado diez ejemplos que, hoy en día, despuntan en el sector. Todas ellas cuentan con una serie de características que las hacen candidatas a consolidar su crecimiento y refuerzan la idea de la existencia de un modelo español de distribución de moda. Se trata de Desigual, Shana, Nice Things, Bimba & Lola, El Ganso, Inside, Mary Paz, Pretty Ballerinas, Urbaks y Munich.

 

Estas diez empresas han nacido o se han relanzado durante las últimas dos décadas y cuentan ya con una penetración importante en el mercado (como es el caso de Desigual, Shana, Inside, Pretty Ballerinas o Mary Paz), con un producto diferenciado que atrae al público (como Nice Things, Bimba & Lola o Munich) o, por su juventud, están sentando ahora las bases para un crecimiento futuro, como Urbaks o El Ganso.

 

Inditex, Mango, Cortefiel o Blanco no sólo han creado un modelo de negocio imitado en todo el mundo, sino que han abierto el camino a la internacionalización de las empresas españolas del sector. Ahora, cuando una compañía joven quiere dar el salto fuera del mercado español cuenta con la buena reputación heredada de sus predecesores que le facilita los pasos.

 

Víctor Martínez de Albéniz, profesor de dirección de operaciones y tecnología de la escuela de negocios Iese, sostiene que “durante los últimos años se ha creado un ecosistema de la moda en España que trabaja con el mismo chip que Inditex”. En su opinión, se trata de compañías que “se inspiran en los mismos principios que los líderes y apuestan por la esencia del pronto moda”.

 

Muchas de las empresas que están comenzando a despuntar actualmente tienen sus cimientos en la tradición industrial existente en el país. “En España hay un tejido industrial oculto que apostaba por el canal multimarca y que ahora sale con nuevas marcas, con productos nuevos que se acercan al consumidor”, sostiene Carlos Magro, director creativo de Interbrand.

 

Shana, por ejemplo, ha nacido en el seno de un antiguo proveedor de Inditex, mientras el éxito actual de la firma de calzado Munich procede de la modernización de una empresa eminentemente industrial cuyos orígenes se sitúan en 1939. Del mismo modo, Mary Paz representa la evolución de una empresa familiar fundada en 1972 y las impulsoras de Bimba & Lola son descendientes de la saga Domínguez, propietaria, por un lado, de Adolfo Domínguez y, por otro, de Textil Lonia. Desde Murcia, la compañía Liwe Española ha dejado atrás una larga trayectoria en la distribución multimarca para centrarse exclusivamente en la cadena de tiendas Inside, que ya cuenta con una spin off, Inside Shoes.

 

Retail
Una de las características comunes de todas estas compañías y que representa uno de los ejes centrales del modelo español de distribución de moda es el retail. Inditex fue una de las primeras empresas del sector en atreverse a controlar totalmente la distribución de sus prendas, ignorando al canal multimarca y a los grandes almacenes.

 

Mango y Cortefiel nacieron con la misma vocación (introduciendo las franquicias en su estrategia para lograr un crecimiento más rápido), aunque actualmente se están apoyando en corners en grandes almacenes internacionales para potenciar su desarrollo en todo el mundo.

 

“Durante los últimos años, España se ha enfrentado a una transformación de su tejido de distribución, con la pérdida de peso de las grandes superficies y del canal multimarca -explica Xavier Bordanova, profesor y director del Centro Retail Management de la escuela de negocios Eada-; la ropa es un elemento del estilo de vida y el comprador quiere adquirirla en un lugar donde respire la experiencia de la marca”.

 

En opinión de Bornadova, Zara, la cadena estrella de Inditex, es el mayor exponente de esta tendencia, “con tiendas que se convierten en su mejor publicidad, ubicadas en edificios singulares y donde es fácil tocar el producto”.

 

El profesor de Eada pone también como ejemplo a Women’secret, propiedad de Cortefiel, por su concepto de tienda, igual que el de Camper, que ha apostado por una imagen diferenciada en cada establecimiento. “La tienda permite a las marcas tener control del entorno, de los empleados y de los precios”, sostiene Bordanova.

 

La apuesta por el retail monomarca es uno de los rasgos característicos del modelo español de moda. Igual que el gigante de la electrónica de consumo Apple, algunas cadenas distribuyen sus productos en diversos canales pero crean una imagen que hace que los compradores los deseen a través de sus tiendas propias, que se convierten en templos de su marca.

 

Un modelo similar, basado siempre en el retail, es el de Desigual. La cadena de moda liderada por Thomas Meyer y Manel Adell distribuye sus prendas en tiendas propias, franquicias, establecimientos multimarca, grandes almacenes y a través de la Red, pero son sus establecimientos donde el cliente vive la experiencia de color y alegría que caracteriza a sus colecciones y con ellas consigue la diferenciación de sus competidores.

 

La enseña de calzado Munich también combina diferentes canales de distribución. Aunque el multimarca tiene todavía peso en el grueso de sus ventas (el canal no está tan dañado en el sector del calzado como en el de la ropa), Munich ha reposicionado un producto como las zapatillas deportivas creando una marca mediante sus tiendas y su presencia en Internet, con innovadoras campañas que combinan las ventas con el márketing. Munich es una de las marcas españolas más innovadoras en Internet y se ha aventurado incluso a lanzar una plataforma propia para distribuir sus stocks, siguiendo el modelo de Privalia, BuyVIP o Vente Privee.

 

Pretty Ballerinas, la enseña más joven del grupo de calzado Mascaró, está apostando también por hacer llegar su producto al público mediante sus tiendas. La firma opera en un pequeño nicho de mercado, ya que sólo vende bailarinas, pero cuenta ya con 28 establecimientos en el mundo, en ubicaciones como Nueva York, Londres, Los Ángeles, Qatar o Estambul. La empresa basa su rápido crecimiento en tiendas con costes económicos bajos, ya que se trata de locales de unos veinte metros cuadrados.

 

Imagen local y global
La vocación internacional ha diferenciado a las empresas españolas de sus competidores de otros países.  “A diferencia de grupos como el estadounidense Gap, compañías como Mango e Inditex han sabido encontrar el justo equilibrio entre la identidad local y la imagen globalizada, por lo que se han convertido en ejemplos de una internacionalización bien hecha”, afirma Xavier Bordanova.

 

Para Carlos Magro, parte del éxito de la moda española en todo el mundo reside en la apuesta por la “ropa democrática”. “En España no tenemos el peso de una larga trayectoria en moda, lo que nos ha hecho ser más libres que Francia o Italia a la hora de poner un producto en la calle -explica el directivo de Interbrand-; el español quiere vestir para vivir, no tanto de cara a la galería”.

 

Magro añade otro elemento al rápido posicionamiento internacional de las compañías españolas. En su opinión, la cultura latina es desenfadada y espontánea y eso hace que “la marca se haya comunicado directamente con el consumidor, pero también con su público interno, con los empleados”.

 

“Otro de los puntos fuertes de por qué funciona en España el modelo de moda rápida es sin duda, y dejando de lado complejos y clichés, la gran capacidad y coraje del trabajador español, que nos otorga lo mejor de dos mundos: el rigor del alemán y la empatía de un caribeño”, añade el directivo de Interbrand.

 

El éxito de la moda a precios asequibles no es únicamente una consecuencia de la coyuntura económica, que hace que los consumidores busquen productos a precios inferiores. “El gran crecimiento español pre crisis ha sido fundamental para reforzar el modelo -explica Magro-; antes de que llegara esta situación ya se habían sentado las bases; España siempre pensó en moda asequible, mientras otros han tenido que hacerlo por obligación”.

 

Lo mismo sucede con la internacionalización. La llegada de la crisis económica y la caída del consumo en 2008 forzó a la moda española a acelerar su salida al extranjero y tanto las empresas de gran tamaño como otras menores (como la firma canaria Lenita & XTG, propiedad del grupo Burmen) se han aventurado a abrir tiendas en las principales ciudades europeas, en Estados Unidos o en mercados asiáticos.

 

Rotación
La cadena de suministro es otro aspecto de importancia capital. Para que una compañía como Inditex pueda contar actualmente con más de 5.000 tiendas en el mundo debe tener el suficiente producto para surtirlas y para que los consumidores se desplacen hasta ellas frecuentemente.

 

Siguiendo la estela de la compañía fundada por Amancio Ortega, el modelo español de distribución de moda rompe con algunos de los principios más establecidos en la moda internacional, según Víctor Martínez de Albéniz. El primero de ellos es la renuncia al concepto de colección, que cada compañía adapta a las características de su producto y de su público. “Inditex llega al límite tratando al producto como una referencia, teniendo en cuenta las ventas por cada unidad, no tanto como colección”, señala el profesor de la escuela de negocios Iese.

 

Otro de los elementos diferenciales es la ruptura de los ciclos tradicionales de producto. “Las colecciones ya no sólo llegan a las tiendas en septiembre, sino desagregadas a lo largo de la temporada y así se consigue que la gente se vea obligada a acudir frecuentemente a las tiendas y se atrae más tráfico”, sostiene Martínez de Albéniz. Este movimiento, impulsado por los grandes grupos de distribución, está siendo imitado incluso por firmas que se dirigen a segmentos más elevados y por el lujo.

 

Uniendo estos dos elementos, el modelo español de distribución de moda ofrece una respuesta rápida a las necesidades de sus consumidores. Aunque esta es una característica que no todas las compañías adoptan, grupos como Shana o Mary Paz están apostando, igual que Inditex, por “ser un follower en lugar de marcar tendencia”, tal y como explica Albéniz.

 

Shana cuenta sólo con dos años de trayectoria. Impulsada por el empresario Julián Imaz, basa su modelo de negocio en ofrecer prendas muy baratas pero que siguen fielmente las últimas tendencias. Cada semana, las tiendas reciben nueva mercancía, inspirándose tanto en sus propios superventas como en los de la competencia, igual que hacen los líderes del sector.

 

La compañía liderada por Imaz es una de las pocas que ha logrado atraer a inversores en el último año, junto a Farrutx y Tino González, que han pasado a manos de grupos de inversión. Los precedentes no son del todo positivos, ya que el capital riesgo ha protagonizado algunos de los mayores fracasos españoles en la distribución de moda, como Coronel Tapiocca (controlado por Gala Capital) y Hazel (propiedad de Valanza, de BBVA), además de Fun & Basics, que tras dar entrada a inversores en su accionariado se ha visto abocada a la liquidación.

 

Logística
La logística es la pieza clave para que las tiendas puedan contar con producto fresco prácticamente a diario, dando una respuesta rápida a los deseos de los clientes. Inditex ha sido tomada ya en las principales escuelas de negocios del mundo como un ejemplo de gestión logística, que hace que las prendas lleguen desde la fábrica hasta la tienda en tiempo récord.

 

La compañía presidida por Pablo Isla cuenta actualmente con ocho plataformas logísticas en España, que suman 1,3 millones de metros cuadrados de superficie y desde las cuales se reparte la mercancía a todas las tiendas. La próxima primavera, Inditex pondrá en marcha su novena plataforma logística, mientras el pasado abril Mango colocó la primera piedra de la que se convertirá en su mayor central de distribución del mundo, con 1,2 millones de metros cuadrados de superficie construible en Lliçà d'Amunt, en Barcelona.

 

La nueva generación de empresas del sector comienza a ser consciente de la necesidad de reforzar su estructura logística para hacer frente a su crecimiento. El Ganso, por ejemplo, optó en 2011 por duplicar la superficie de su sede central para responder a la apertura de tiendas.

 

Los hermanos Cebrián, fundadores de El Ganso, han dado con un hueco en el mercado de la moda masculina, donde existe mucha menos competencia que en la femenina. Como El Ganso, que ha apostado por un público joven que busca un estilo muy definido, otras firmas están posicionándose en nichos de mercado. Bimba & Lola, por ejemplo, inició su actividad centrada en los complementos y posteriormente ha ampliado su abanico hacia la ropa femenina.

 

Otro caso de apuesta por los complementos es Urbaks. Aunque su desarrollo es todavía incipiente, Urbaks cuenta con un modelo diferenciado: complementos de diseño y calidad media a precios asequibles. La cadena está impulsada por el empresario Mario Coll, que ha retomado el concepto con el que inició su andadura en el sector (la cadena de bajo coste Misako) pero posicionándose en un segmento más elevado.

 

Si Mario Coll ha puesto en marcha Urbaks tras desprenderse de Misako, Paloma Santaolalla y Miguel Lanna han hecho algo similar con Nice Things. La diseñadora y el gestor tuvieron éxito en los ochenta con la marca Globe, que vendieron en los noventa a un grupo portugués. En 1995 pusieron en marcha Nice Things, especializada en moda femenina y que acaba de iniciar su diversificación adentrándose en el segmento de la moda infantil, donde existen líderes a nivel europeo como Mayoral, Neck & Neck o Gocco.

 

Retos de futuro
A pesar de la creciente penetración de las empresas españolas de distribución de moda, todavía son muchos los retos de futuro a los que se enfrentan. “Hasta que todo ese entramado o tejido empresarial que forma realmente la economía del país no se profesionalice, no seremos una verdadera potencia mundial en moda rápida”, sostiene Magro. La mayoría de compañías del sector son de gestión familiar y, aunque algunas ya han profesionalizado sus órganos de administración, pocas han dado entrada en su capital a accionistas externos.

 

La gestión de la marca es otro de los puntos débiles. “En España las grandes corporaciones están empezando a comprobar los beneficios de invertir en gestión de marca, si bien las empresas de moda todavía están lejos de conocer lo competitivos que les puede llegar a hacer una buena gestión de marca”, sostiene el responsable de Interbrand.

 

Siguiendo el modelo de Inditex de utilizar las tiendas como herramienta para posicionar la marca o ejemplos como Mango, que ha optado por las celebridades en su estrategia de márketing, las marcas de la nueva generación de la moda española va tomando posiciones en todo el mundo.


 
1. DESIGUAL
Prendas coloristas, estampados que derrochan alegría y un cliente que se siente parte de la marca. Desigual es actualmente una de las cadenas de distribución de moda en España con mayor proyección internacional. La compañía se distingue del resto de cadenas por contar con una distribución multicanal: presencia en establecimientos multimarca, corners en grandes almacenes, además de expandir su firma mediante tiendas propias y bajo la fórmula de la franquicia. La firma ha apostado también durante este último año por llevar su moda a la Red y ya está presente en ocho países.  El último país en recibir la tienda online de Desigual ha sido Estados Unidos, donde la compañía empezó a operar a finales del pasado año. Desigual, que fue fundada por Thomas Meyer, está liderada en la actualidad por Manel Adell. La empresa cuenta con 2.800 empleados, 200 tiendas propias, presencia en 7.000 tiendas multimarca y 1.700 corners en grandes almacenes. Además, Desigual es una de las empresas españolas que mejores resultados está cosechando durante la crisis, ya que cerró su ejercicio 2010 con una cifra de negocio de 430 millones de euros, un 43% más que en el ejercicio anterior.

 

2. SHANA
Camisetas a tres euros, vaqueros a diez euros y zapatos a veinte euros. Comdifil, empresa propietaria de Shana y Friday’s Project, ha creado una de las cadenas de moda rápida con los precios más competitivos del mercado. A través de Comdipunt, liderada por Julián Imaz, la compañía fue en el pasado uno de los mayores proveedores de Inditex en España. En la actualidad, Shana está potenciando su crecimiento en mercados internacionales y tiene previsto contar con cerca de 450 establecimientos a finales de 2012. La compañía ya tiene presencia en México y ha encontrado socios en mercados como Oriente Medio, Rusia, Malta, Marruecos o China. El rápido crecimiento de Shana, que acaba de trasladar su sede a Barcelona, ha atraído la atención de los inversores y en 2010 la empresa incorporó a su capital a Barcel Euro, hólding inversor del empresario catalán Manel Torreblanca y su esposa Liliana Godia. Los planes de Shana para 2012, que cerró 2010 con una facturación de treinta millones de euros, pasan por poner en marcha un total de cien tiendas en los mercados internacionales, así como potenciar la marca en el mercado español con la apertura de 150 nuevos puntos de venta.

 

3. EL GANSO
Alvaro y Clemente Cebrián están al frente de la firma de moda El Ganso. La compañía nació con la idea de ser una marca que ocupara un nicho de mercado que no estaba cubierto: vestir al hombre con un 'look' británico y reinventar los clásicos masculinos. La firma, que comenzó su andadura en el sector con presencia en puntos de venta multimarca, puso en marcha su primer establecimiento en 2006 en la calle de Fuencarral, en Madrid, y en la actualidad ha consolidado una red de más de veinte puntos de venta en el mercado español. El grupo, que opera a través de la sociedad Acturus Textil, distribuye su colección masculina, femenina e infantil en su tienda online y continúa aumentando su presencia en puntos de venta multimarca. La compañía, en la actualidad, está potenciando la presencia de su marca en el mercado nacional, tejiendo una red de tiendas propias, y apostando progresivamente por mercados internacionales como París, Lisboa o Santiago de Chile. El Ganso finalizó el ejercicio 2010 con una facturación de 12,7 millones de euros. Las previsiones de la empresa, con sede en Madrid, pasan por alcanzar en 2011 una facturación de 20 millones de euros.

 

4. MARY PAZ
Calzado de última tendencia a precios muy competitivos. Mary Paz se ha convertido en una de las primeras opciones de los consumidores a la hora de comprar zapatos a precios bajos. La compañía ha utilizado plataformas como la televisión para dar a conocer su marca, pero también ha apostado por la apertura de tiendas por toda la geografía española para aumentar su presencia en el mercado. Mary Paz, que cuenta con una larga trayectoria en el sector, nació en 1972 de la mano de Ángel Aguaded especializada en la distribución multimarca. En la actualidad, la compañía está dirigida por la segunda generación familiar, que apostó por potenciar la imagen de la marca y acercarla a un público más joven a un precio muy competitivo. La empresa andaluza, que también es propietaria de la firma de calzado low cost Zintia, cuenta ahora con un total de 400 establecimientos y una plantilla de 1.400 personas. La cadena española se ha marcado el objetivo en 2012 de instalarse en mercados internacionales y aumentar su presencia en países como Francia, Portugal y República Dominicana, donde opera desde 2011. Mary Paz alcanzó en 2010 una facturación de alrededor de 120 millones de euros.

 

5. INSIDE
Inside ha pasado de ser una cadena de moda a la sombra del negocio de Liwe Española a convertirse en la apuesta más firme de la compañía. La empresa, controlada por José Pardo Cano y Juan Carlos Pardo Cano y con sede en Murcia, ha potenciado durante 2011 el desarrollo de la red de tiendas Inside en el mercado nacional. La cadena, especializada en moda joven a precios asequibles, ha apostado también por diversificar su modelo de negocio y lanzar una segunda cadena en el segmento del calzado, Inside Shoes. Liwe Española, que cotiza en los corros de la bolsa española, cerró los nueves primeros meses del ejercicio 2011 (periodo concluido el pasado 30 de septiembre) con una cifra de negocio de 65,1 millones de euros, lo que representó un incremento del 31,4% respecto al mismo periodo de 2010. Inside cuenta con filiales en Portugal (donde posee ocho establecimientos), Italia y Francia, donde está presente con seis puntos de venta. La compañía tiene previsto cerrar el ejercicio 2011 con cuarenta nuevas aperturas de tiendas Inside en España y en los mercados internacionales. Estas aperturas supondrán una inversión de alrededor de siete millones de euros.

 

6. URBAKS
De los bolsos low cost de Misako a los complementos a precios asequibles de Urbaks. Mario Coll y Montserrat Tarré pusieron en marcha Urbaks tras su salida del accionariado de Misako, la cadena de bolsos que fundaron junto a varios socios más. La oferta de Urbaks, con sede en Viladecans, en Barcelona, se compone de bolsos y artículos de viaje, así como de pequeñas prendas textiles y otros complementos. Urbaks cuenta en la actualidad con presencia en Barcelona, Valencia y San Sebastián, así como en mercados internacionales como Portugal. La compañía, que puso en marcha a finales del año pasado su primer punto de venta en Madrid, se ha fijado para 2012 la entrada en mercados como Brasil y aumentar su presencia en el país luso. Además, Urbaks ultima la firma de un acuerdo para llevar sus complementos a Turquía mediante franquicias, la misma fórmula que utilizará en países como Suecia, Finlandia, Noruega u Holanda. La cadena también inició el pasado año un plan de desarrollo en El Corte Inglés donde, a partir de corners, venderá sus productos en los grandes almacenes que el grupo posee en España y Portugal. La previsión de Urbaks es abrir alrededor de setenta corners en El Corte Inglés.

 

7. PRETTY BALLERINAS
Pretty Ballerinas se creó en 2005 dentro del grupo Mascaró como un homenaje a los orígenes de la empresa, que nació en 1918 como un fabricante artesanal de zapatillas de ballet.  La cadena más joven del grupo menorquín ha dado la vuelta al mundo a los pies de personajes como las modelos Kate Moss y Claudia Schiffer o la princesa Letizia Ortiz, que han calzado sus bailarinas en diversos actos públicos. La firma está especializada en la fabricación de bailarinas, a diferencia de las otras marcas del grupo, Úrsula Mascaró y Mascaró. Pretty Ballerinas, con sede en Menorca, cerró 2011 con un total de 28 establecimientos. La compañía está presente también en el canal multimarca y en corners de grandes almacenes. La firma, que abre locales comerciales con una superficie de hasta cuarenta metros cuadrados, está presente en ciudades de todo el mundo como Nueva York, Milán, Londres, Qatar, Tel Aviv o Estambul, entre otras. Mascaró, que realiza el 95% de su producción en Menorca, fabrica al año 438.000 pares de zapatos aproximadamente. La empresa alcanzó en 2009 una cifra de negocio de 43 millones de euros, según las últimas cifras disponibles.

 

8. BIMBA & LOLA
Bimba & Lola nació como una firma especializada en complementos que seguían la tendencia a precios competitivos. La firma gallega acabó diversificando su cartera de productos y apostando por calzado, accesorios y prendas de vestir prêt-à-porter. Su secreto continúa siendo el complemento y en la actualidad la compañía está paseando su marca por diversos países europeos. La firma, fundada por María y Uxía Domínguez, cuenta con 117 establecimientos en doce países de Europa, Latinoamérica y Oriente Medio. Bimba & Lola nació en un entorno familiar marcado por la industria textil: las propietarias de la firma son hijas de uno de los actuales líderes de Textil Lonia y son sobrinas del diseñador Adolfo Domínguez. La compañía, que acaba de abrir un nuevo establecimiento en Londres, se propone la apertura de diez nuevos puntos de venta hasta 2016. Bimba & Lola, que cuenta con una plantilla de 408 empleados, cerró el ejercicio 2010 con una cifra de negocio de 62,9 millones de euros. Actualmente, el 13% de sus ventas proceden de los mercados internacionales, un porcentaje que estaba previsto que aumentase hasta el 17% a cierre de 2011.

 

9. MUNICH
De la fabricación de calzado deportivo a la producción y distribución de zapatillas casual marcadas con una X. Munich, fundada en 1939, está gestionada en la actualidad por la tercera generación familiar. La compañía, liderada por Xavier Berneda, director de márketing de la empresa, se ha convertido en una firma de lifestyle con un público objetivo muy definido. Su comunicación, basada en su mayoría en el canal online y en plataformas sociales como Twitter y Facebook, ha convertido a Munich en una firma moderna y en continuo contacto con sus seguidores. La compañía catalana cerró el ejercicio 2010 con un crecimiento del 22%, hasta 28 millones de euros. Munich, que distribuye su producto mayoritariamente en puntos de venta multimarca, cuenta con presencia en países como Japón, Portugal, Grecia, Francia, Alemania e Italia. La compañía ha potenciado durante este último año la apertura de tiendas propias en España así como la venta de su calzado en la Red. El pasado septiembre, puso en marcha el inicio de su aventura internacional con la inauguración de su primer punto de venta en Irlanda.

 

10. NICE THINGS
Primero fue Globe en los ochenta y después, con más experiencia, nació Nice Things. La firma de moda femenina Nice Things, que fue fundada en 1995, está liderada por Paloma Santaolalla, directora creativa de la firma, y Miguel Lanna, gestor de la compañía. Tras vender Globe a un grupo portugués, Santaolla y Lanna decidieron apostar por Nice Things, una firma de moda femenina y naïf dirigida a la mujer. La compañía, que crece en el mercado español bajo la fórmula de la franquicia, apuesta por los mercados internacionales y por la diversificación de su negocio como vías de crecimiento. Nice Things, que posee cerca de cuarenta establecimientos en el mercado español, se adentró el pasado ejercicio en la moda infantil y creó su enseña Nice Things Mini, dirigida a las hijas de sus clientas. Nice Things Mini cuenta también con su propia red de tiendas. Además, la compañía liderada por Paloma Santaolalla ha querido potenciar su marca en otros países, y para ello se instaló durante 2011 en París, Portugal, Grecia, Andorra e Italia. La empresa cerró 2010 con una facturación de veinte millones de euros, con un crecimiento del 20% respecto al ejercicio precedente.

Publicidad
Comentar
Compartir
...