Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Dic 202007:18

La moda en 2021: un 18% menos rentable y un 7% más pequeña que antes de la crisis

Para este año, Moody’s cifra la caída de la facturación en el 21,5% y del ebitda en el 45%. La alimentación, en cambio, crecerá un 2,2% y engordará su ebitda un 3,5%.

21 Oct 2020 — 05:00
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

La moda en 2021: un 18% menos rentable y un 7% más pequeña que antes de la crisis

 

 

La moda rebotará en 2021, pero no será suficiente. La recuperación en el sector será lenta y a costa de la rentabilidad, y grupos como H&M, El Corte Inglés o Tendam cerrarán el ejercicio 2021 todavía por debajo de los niveles prepandemia, según un informe elaborado por la agencia de calificación Moody’s.

 

La moda será la peor parada de todos los retailers de no alimentación. En concreto, Moody’s prevé que la facturación caerá un 21,5% este año y remontará un 14% en 2021, pero continuará un 6,8% por debajo de las ventas de 2019.

 

La rentabilidad se verá todavía más dañada por el uso de los descuentos para estimular las ventas. El resultado bruto de explotación (ebitda) de las empresas minoristas de moda se hundirá un 45% en 2020 y rebotará un 56,7% en 2021, pero seguirá un 17,5% por debajo de los niveles pre-Covid.

 

Para el conjunto del comercio minorista, Moody’s ha mejorado su perspectiva de negativa a estable a medida que se recupera la demanda. La alimentación, por ejemplo, aguantará este año, con crecimientos del 2,2% en facturación y del 3,5% en ebtida, y para 2021 ya estará un 3,3% por encima en ventas y un 6,1% superior en ebtida respecto a 2019.

 

 

 

Otros operadores de no alimentación sufrirán caídas este año, pero a un solo dígito, y el año que viene también habrán recuperado los niveles precrisis. Moody’s apunta que las condiciones para retailers de no alimentación “se recuperarán gradualmente” en los próximos doce a dieciocho meses, aunque el ritmo al que lo harán “continúa siendo incierto”.

La moda se enfrenta, además, a sus propios desafíos. A la caída coyuntural de las ventas por el cierre de tiendas y la contracción del tráfico se suman otros cambios coyunturales que afectan particularmente al sector.

 

Las limitaciones a los eventos sociales, el teletrabajo y un miedo generalizado a salir y socializar continuarán lastrando la demanda de ropa y cambiarán las preferencias de compra de los consumidores”, dice Moody’s. “Esto resultará en una recuperación más lenta para los retailers de moda”. Los operadores de moda realizarán, además, fuertes descuentos que mermarán los márgenes.

 

 

Por otro lado, la agencia también anticipa que la tendencia hacia una ropa más cómoda y deportiva se mantendrá incluso después de la pandemia, lo que impulsará la recuperación de marcas como Adidas o Nike, a expensas de las que se dedican a hacer ropa más formal.

La velocidad de la recuperación también dependerá de la capacidad de conectar con los consumidores. Moody’s pone como ejemplo a Next, que se ha recuperado más rápido de lo esperado “por su habilidad de centrarse en categorías que están funcionando bien como ropa cómoda, hogar e infantil”. También ha influido que gran parte de sus tiendas están en parques comerciales, donde es más sencillo mantener la distancia.

 

Otro gran hándicap para el sector, y en particular para grupos como la española El Corte Inglés, es la caída del turismo. “No prevemos que El Corte Inglés recupere los niveles de ventas de 2019 en 2021 porque aunque los consumidores locales vuelvan, el volumen de visitantes internacionales continuarán siendo muy bajos”, señala.

 

Otro de los factores que juega en contra del retail es la fuerte expansión del online. “Los márgenes del sector continuarán apretados por el auge del online y los formatos con descuento”, apunta la agencia.

 

“El online continuará siendo menos rentable de las ventas en tienda excepto en el caso de los pure players”, precisa. En este sentido, Moody’s pone como ejemplo la buena evolución de Boohoo, que “ha seguido reportando fuertes subidas pese a la publicidad negativa que tuvo este verano por problemas en su cadena de valor”.

Publicidad
Comentar
Compartir
...