Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

19 Abr 202123:51

La Fiscalía de Milán insta la quiebra de una filial de Mariella Burani

13 Ene 2010 — 00:00
Compartir
Me interesa
La Fiscalía de Milán ha instado el equivalente italiano al concurso de acreedores para Burani Designer Holding, una filial del grupo Mariella Burani. La sociedad, que arrastra una deuda ya vencida de veinte millones de euros, tiene su sede formal en Amsterdam, tal y como alega su matriz, pero los fiscales sostienen que la sede operativa se encuentra en Milán.Burani Designer Holding concentra cinco millones de su deuda con el grupo Mariella Burani, mientras que los 15 millones restantes se reparten entre los bancos JP Morgan y Deutsche Bank. Los fiscales, Luigi Orsi y Mauro Clerici, sostienen que la empresa tiene un "patrimonio neto negativo".El concurso de la filial podría generar un efecto dominó en el grupo, que acaba ampliar capital con una inyección de 83 millones de euros. La medida no ha satisfecho del todo a la banca acreedora. Mariella Burani, que controla las firmas de peletería Mandarina Duck y Coccinelle y las de ropa Mariella Burani y René Lezard, entre otras, arrastra una deuda global de al menos 480 millones de euros.Los juzgados de Milán deben nombrar ahora a un juez para que se encargue del contencioso, que deberá convocar una audiencia para determinar si la sociedad holandesa es capaz de cancelar el pasivo ya vencido. De lo contrario, Mariella Burani podría convertirse en el primer grande de la moda made in Italy en ir a la liquidación.
Publicidad
Comentar
Compartir
...