Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Sep 202120:58

Kappa, segundo ‘revival’ a ritmo de trap

La historia de Kappa ha estado, desde sus inicios, unida al deporte y la música, pero ha sido esta última la que le ha devuelto a la primera fila en el siglo XXI.

21 Ene 2020 — 04:40
Ana Belén G. Boiza
Compartir
Me interesa

De Carl Lewis a Kylie Jenner. De Mel C a Rosalía. De Romario a Yung Beef. La historia de Kappa ha estado, desde sus inicios, unida al deporte y la música, pero ha sido esta última la que le ha devuelto a la primera fila en el siglo XXI. Como lo fuera para el rap en la década de los ochenta, el stretwear y la moda deportiva es hoy uniforme preferido por una nueva generación de cantantes que se identifican con géneros como el trap o el reggeaton.

 

Pero si en los ochenta y los noventa el chándal se asociaba a entornos de clase baja, hoy desfila en las principales pasarelas del mundo y ha llegado al mainstream, siguiendo el mismo camino que antes recorrieron las sneakers. Este contexto, sumado a la nostalgia de los noventa en la moda, ha aupado a marcas como Kappa al estatus de firmas de culto para las nuevas generaciones.

 

La compañía echó a andar en 1956, cuando Maglificio Calzaturificio Torinese (MCT) distribuyó por error una serie de calcetines defectuosos. Para recuperar credibilidad, distribuyó las siguientes colecciones bajo un nuevo nombre, K, por la palabra alemana kontroll. Una década después, la compañía diversificó con la línea Robe di Kappa, especializada en moda unisex.

 

 

 

Kappa, segundo ‘revival’ a ritmo de trap

 

 

En los setenta llegó la primera línea deportiva, Robe di Kappa Sport, que unos años después pasaría a llamarse simplemente Kappa. En 1994, siete años después de la muerte de Murizio Vitale, propietario y director general de MCT, la empresa fue a liquidación y fue rescatada por Margo Boglione, que había sido director de márketing de la empresa.

 

El empresario cambió su nombre a BasicNet, que hoy controla también Superga, K-Way y Sebago. Su primer revival llegó de la mano del Britpop, cuando el chándal 222 Banda se convirtió en el preferido de cantantes como Mel C (Spice Girls), Noel Gallagher (Oasis) o Damon Albarn (Blur).

 

Sin embargo, no ha sido hasta el siglo XXI que la firma se ha despojado del adjetivo deportiva para abrazar la moda urbana. En 2016, coincidiendo con su sesenta aniversario, Kappa colaboró con marcas como Opening Ceremony y fue una de las firmas referenciadas por Gosha Rubinsky en su colección inspirada en la cultura juvenil post-soviética.

Publicidad
Comentar
Compartir
...