Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

06 Dic 202112:39

Infinite Athletic: talento del textil para darle una nueva vida al ‘drive’

La compañía echó a andar a finales del año pasado de la mano de tres exejecutivos del hilador Nylstar y ya ha recibido llamadas de Adidas o Decathlon.

28 Abr 2021 — 04:54
I. P. G.
Compartir
Me interesa

Infinite Athletic: talento del textil para darle una nueva vida al ‘drive’

 

 

Raquetas viejas para hacer más sostenible la moda deportiva. Este ha sido el punto de partida de Infinite Athletic, una compañía barcelonesa especializada en la producción de camisetas y zapatillas para la práctica del tenis con un modelo completamente circular.

 

La empresa echó a andar a finales del año pasado de la mano de François Devy, Isaac Nogués y Francesc Jiménez, tres exejecutivos del grupo gerundense de hilatura Nylstar, uno de los mayores del país. Devy se encarga de la gestión financiera; Nogués, de la comercial, y Jiménez, del producto.

 

“Todo surgió porque en casa jugamos todos a tenis: fui a comprar un regalo para mi mujer y, por deformación profesional, porque soy ingeniero textil, pregunté si tenían algo con materiales reciclados o fibras orgánicas”, recuerda el emprendedor.

 

“Hablando con varios empleados de tienda, me contaron que el cordaje de las raquetas está hecho de monofilamento de poliéster -relata-; cuando se gastan, las cuerdas se cambian y las viejas, se tiran; empecé a investigar y vi que nadie estaba reciclándolo, fue entonces cuando nació la idea”.

 

 

 

 

La compañía comenzó a recolectar esos cordajes viejos y hacer pruebas para desarrollar un nuevo polímero con el que hacer hilo y, con él, un nuevo tejido. El resultado son camisetas de poliéster cien por cien reciclado que pueden volver a reciclarse hasta catorce veces.

 

“Otras marcas sostenibles lo mezclan con elastano, para mejorar el fitting, pero de esa forma no se pueden volver a reciclar al completo”, explica Jiménez. En esos casos, para reciclar el poliéster habría que separarlo del elastano, que no se puede reutilizar.

 

Aun así, las camisetas de Infinite Athletic tienen las características técnicas que requiere el sector, como el secado rápido o la protección frente a los olores. El siguiente paso serán zapatillas fabricadas con el mismo material para la parte superior y con pelotas de tenis recicladas para la suela.

 

El proceso completo, desde que se recoge el cordaje hasta que se confecciona la camiseta, dura entre dos y tres meses, y la compañía trabaja con productores externos “de un radio de 200 kilómetros desde nuestra sede”, explica Jiménez.

 

 

 

 

Para la recogida del cordaje, Infinite Athletic ha firmado ya acuerdos con más de una decena de clubes de tenis de Cataluña para instalar contenedores. La empresa trabaja con el Reial Club de Tenis, el Club de Tenis de Sant Cugat y la Federación Catalana de Tenis, entre otros, y también ha firmado un acuerdo con la cadena de tiendas especializada Tennis Point.

 

Infinite Athletic todavía no ha comenzado la comercialización y ya ha entablado contactos con algunos de los mayores grupos de moda deportiva del mundo como Adidas o Decathlon. Con la compañía gala ya está en negociaciones para instalar puntos de recogida en sus tiendas e incluso trabajar en una futura colaboración.

 

La start up tiene su sede en el espacio Reimagine Textile del Tecnocampus de Mataró y comenzará la comercialización de sus productos en junio, aunque no descarta realizar una preventa previa con los socios de los clubs.

 

Las camisetas saldrán a un precio de alrededor de cuarenta euros y, en un principio, la distribución se concentrará en España, aunque no descarta dar el salto próximamente a Francia y Portugal. El objetivo es facturar 400.000 euros en su primer ejercicio.

 

Por el momento, los fundadores prefieren resistirse a la entrada de socios, aunque ya han tenido propuestas. “La idea que nos gusta desde el principio es crecer orgánicamente, de la mano de los clubes de tenis y de sus socios para ir mejorando el producto”, relata Jiménez.

Publicidad
Comentar
Compartir
...