Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

22 May 202209:24

H&M ‘indulta’ al ‘fast fashion’ con sus mejores resultados desde 2015

Sus resultados de 2017 motivaron la caída en bolsa de los gigantes de la distribución de moda y provocaron un alud de alertas de los analistas. Ahora, H&M se ha recuperado.
30 Ene 2020 — 00:00
I. P. G.
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

H&M ‘indulta’ al ‘fast fashion’ con sus mejores resultados desde 2015

 

 

Tregua para los gigantes de la distribución de moda. En 2017, los malos resultados de H&M arrastraron en bolsa a Inditex, Gap y Fast Retailing y provocaron un alud de informes alarmistas por parte de los analistas, que pusieron en duda el modelo. Pero, tres años después, el grupo se ha recuperado, augurando que al fast fashion le queda todavía cuerda para rato.

 

La compañía sueca de distribución de moda acaba de cerrar su mejor ejercicio desde 2015. El grupo finalizó 2019 (concluido el 30 de noviembre) con un crecimiento de la facturación del 10,6%, la mayor en cuatro años, y un alza de su beneficio del 6,3%, la primera desde 2015.

 

 

 

 

Los resultados son los frutos de tres años de profunda reestructuración, en los que el grupo ha cerrado cientos de tiendas, ha acelerado su digitalización y lo ha probado prácticamente todo, de la segunda mano a la producción a medida.

 

La compañía está hoy en una situación muy diferente a la de hace dos años. En enero de 2018, H&M presentó unos resultados que llevaron al propio Karl-Johan Persson a reconocer que la empresa había desconectado de sus clientes.

 

En el ejercicio 2017, H&M creció apenas un 4%, hasta 200.004 millones de coronas (1.890 millones de euros), y redujo su beneficio un 13,2%. Y los analistas e inversores se pusieron en guardia.

 

 

 

 

En la jornada de presentación de resultados, H&M se dejó un 10,6% en el parqué y arrastró a sus competidores: Gap cayó un 3,3%, Inditex, un 0,6%, y Fast Retailing un 0,7%. Con los tambores del Apocalipsis Retail sonando más que nunca, los analistas se apresuraron a anunciar la muerte del modelo del retail de moda.

 

El banco nórdico Handelsbanken, por ejemplo, llegó a calificar de “viaje doloroso” el desafío de H&M en la digitalización, subrayando la diferencia “abismal” entre la oferta online de la compañía y la de sus competidores, poniendo como ejemplo a pure players como Zalando.

RBC alertó que H&M corría el riesgo de “no invertir suficiente para mejorar la oferta de la cadena principal” y alertaba de que el mercado subestima una posible canibalización de las ventas en tiendas con el avance del online.

 

 

 

 

En 2019, también SEB hizo hincapié en la comparativa con el online, aludiendo a la creciente cuota de compañías nativas online como Zalando, Boohoo y Asos para justificar su consejo de vender acciones de H&M.

 

Morgan Stanley, por su parte, publicó en 2018 un duro informe sobre Inditex en el que estimaba que Inditex tendrá una “inevitable reducción” a largo plazo, al estimar que la empresa es cada vez más sensible a las divisas, ha registrado caídas de márgenes y afronta las mismas presiones que la mayoría de los otros grupos minoristas.

 

Inditex respondió con el anuncio de la mayor transformación de su historia y se marcó el objetivo de vender online en todo el mundo este mismo año. En los últimos tres años, el grupo gallego ha moderado su crecimiento, pero ha logrado contener la caída del margen, que se situó en el 57,7% en 2018 y ha recuperado la senda alcista en bolsa.

 

 

 

 

Gap y Fast Retailing están en fases diferentes, pero igual que la crisis de H&M les arrastró, su recuperación supone también un respaldo para sus modelos de negocio. La compañía estadounidense ha logrado frenar la caída del beneficio en los dos últimos ejercicios, aunque aún registra tímidos crecimientos en ventas. Tras años de intensa reestructuración, la empresa se encuentra ahora en una fase de transición tras la salida a finales del año pasado de su consejero delegado, Art Peck.

 

Fast Retailing, por su parte, se encuentra en una etapa más temprana, marcada por la intensa expansión internacional, lo que le ha permitido escalar posiciones en el ránking en los últimos años.

 

Con todo, la compañía ha desacelerado en el último año, con un alza de las ventas del 7,5% en 2019, frente al 14,4% de 2018, y un incremento del beneficio del 5%, frente al 29,8% del año anterior.

Publicidad
Comentar
Compartir
...