Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

30 Nov 202021:16

¿Hacia un VF español? Sí, se llama Pepe

El grupo español Pepe Jeans crea una cartera de más de cinco marcas con la integración de Façonnable. Discretamente, la compañía se posiciona entre los gigantes del negocio de la moda urbana.

14 Nov 2016 — 04:58
Pilar Riaño
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

¿Hacia un VF español? Sí, se llama Pepe

 

Casi tan grande como la británica Superdry o la estadounidense American Apparel, aunque todavía lejos de la italiana OTB (dueña de Diesel) o del gigante Levi Strauss. Discretamente, el grupo español Pepe Jeans está creando un gigante de la moda urbana y utilizando España como campo base de un gran conglomerado de marcas, igual que VF en Estados Unidos. Con la compra de Façonnable, Pepe Jeans completa una cartera de más de cinco marcas, combinando las compras con las licencias. Su apetito no se termina.

 

 

Historia: origen londinense, cerebro español

Los orígenes de Pepe Jeans se remontan a 1973, cuando tres hermanos hindúes (Nitin, Arun y Milan Shah) pusieron en marcha un pequeño puesto de ropa vaquera en Portobello Road, en Londres. Escogieron el nombre de Pepe porque era fácil para firmar documentos y resultaba fácil de recordar.

 

A mediados de los ochenta, Pepe Jeans llamó la atención de Silas Chou y Lawrence Stroll, que se hicieron con la empresa con el objetivo de lanzar su actividad y, posteriormente, llevarla a bolsa, tal y como hicieron con Tommy Hilfiger y Michael Kors. Pero la marca no funcionó en Estados Unidos y los inversores deshicieron sus planes.

 

A finales de la década, los directivos españoles de la compañía, Carlos Ortega y Javier Raventós, se hicieron con el control de la empresa mediante un MBO (management buy out), que lanzaron con el apoyo de 3i. La operación representó la actividad en España, Francia, Italia, Grecia, Oriente Medio y Latinoamérica y la compañía dedicó los años posteriores a recomprar su marca en todo el mundo, proceso que terminó en 2011 con la adquisición del negocio en Estados Unidos.

 

Hoy en día, el español Carlos Ortega (uno de los empresarios más discretos del negocio de la moda) lidera la empresa y está considerado en el sector como un “mago” de las marcas. Pepe Jeans tiene su sede fiscal en el municipio barcelonés de Sant Feliu de Llobregat. En Madrid, la empresa ubica las áreas de ventas, márketing, diseño y retail. En Londres, además de la sede central de Hackett, el grupo cuenta con un departamento de diseño de Pepe Jeans para hombre y en Ámsterdam, otro dedicado a denim.

 

 

 

 

Marcas: crecimiento orgánico y compras

Pepe Jeans London es, todavía, el principal negocio de la compañía española, pero durante los últimos años el grupo ha construido una nutrida cartera de marcas (tanto propias como en gestión), todas ellas centradas en la moda urbana.

 

En 2005, Pepe Jeans se hizo con el control de la firma británica Hackett. Inicialmente, la firma fue adquirida por Torreal (brazo inversor de Juan Abelló, antiguo accionista de Pepe Jeans), pero terminó traspasándola a la compañía liderada por Carlos Ortega.

Con un claro ADN británico y fundada también en Portobello, Hackett elevó el posicionamiento de las marcas de la cartera de Pepe Jeans. Hasta 2005, la empresa estaba controlada por el gigante del lujo Richemont, que se deshizo de ella por 15 millones de libras.

 

La tercera marca propia del grupo español es Façonnablecuya adquisición se anunció la semana pasada. El grupo libanés M1 (accionista de Pepe Jeans) ha cedido la gestión y el cien por cien de la cadena a la empresa española, que se centrará en su reposicionamiento y en su desarrollo, manteniendo en París su oficina de diseño, pero trasladando a España su sede central.

 

La cartera de marcas de Pepe Jeans no termina aquí. Mediante licencias y contratos de agencia, el grupo gestiona cuatro firmas más. La primera de ellas y la más importante en términos de negocio es Tommy Hilfiger, de la cual Pepe Jeans controla el contrato de agencia para España y Portugal.

 

Tommy Hilfiger es propiedad del grupo estadounidense PVH. Gracias a la buena relación gestada gracias a Tommy Hilfigerdesde 2014 Pepe Jeans controla también el contrato de agencia de Calvin Klein, por el cual gestiona la distribución de las marcas Calvin Klein Jeans, Calvin Klein Underwear y Calvin Klein platinum label a través de la sociedad CK Apparel Iberia.

 

Desde 2015, Pepe Jeans es dueño también de la licencia de textil de la histórica marca de motocicletas Norton. Fundada en 1898 en Reino Unido, Norton se adentró en moda en marzo de 2015 de la mano de Pepe Jeansque ha diseñado un plan para llevar la marca a las principales ciudades de Europa.

 

El negocio de Pepe Jeans no termina aquí y, de nuevo, Reino Unido y el motor son un ingrediente. En 2013, Juan Abelló entró en el capital de Aston Martin, la marca de coches deportivos más exclusiva del mundo. Tras este movimiento, Pepe Jeans controla, a través de Hackett, los derechos de comercialización de Aston Martin.

 

Pero no todas las aventuras de Pepe Jeans han salido bien. Coach creó en 2010 una joint venture con Hackett Limited para introducirse en diferentes países de Europa, en especial Reino Unido, España, Portugal e Irlanda. A mediados de 2013, la alianza se rompió y Pepe Jeans vendió a Coach el 50% de la sociedad.

 

El apetito de Pepe Jeans no se termina, pues, tal y como señala en la memoria de las cuentas correspondiente al ejercicio cerrado en marzo de 2016, la compañía mantendrá abierta “la búsqueda de nuevas marcas que permitan optimizar la red comercial existente a nivel mundial”.

 

 

 

 

Un crecimiento atractivo para los inversores

Pepe Jeans es una de las historias de éxito de inversión en empresas de moda en España. Tras la inversión de Chilas Chow y Lawrence Stroll y, posteriormente, de Carlos Ortega y Javier Raventós de la mano de 3i, en 2005, el accionariado de Pepe Jeans volvió a remodelarse. Torreal, brazo inversor de Juan Abelló, se hizo entonces con el 43% del capital de la empresa por cincuenta millones de euros, en una operación que supuso la salida del accionariado del grupo británico de capital riesgo 3i.

 

En agosto de 2010, Pepe Jeans dio entrada en su accionariado a L Capital. En la operación, que valoró a Pepe Jeans en más de 300 millones de euros, también se sumó al capital de Pepe Jeans la gestora de capital desarrollo Artá Capital, fundada por Corporación Financiera Alba (Grupo March) y Mercapital. Artá Capital y L Capital controlaban hasta ahora el 27,9% de Pepe Jeans, pero el primer accionista del grupo continuaba siendo Torreal, que copaba el 31%. 

 

M1 compró Pepe Jeans a principios de 2015 por 900 millones de euros. El fondo libanés fue de la mano de L Capital Asia, el fondo creado por LVMH para invertir en empresas asiáticas. El traspaso de Pepe Jeans afectó al 58,9% del capital que controlaban los fondos dispuestos a vender en bloque. Este porcentaje se corresponde con el 31% a Torreal, el brazo inversor de Juan Abelló; el 16,4% de Artá Capital, y el 11,5% bajo dominio de L Capital.

 

 

 

 

Evolución del negocio

Pepe Jeans finalizó el ejercicio cerrado en marzo de 2016 con una cifra de negocio de 557,25 millones de euros, superando por primera vez los 550 millones de euros. En el anterior ejercicio, la empresa alcanzó una cifra de negocio de 538,13 millones de euros.

 

El resultado de explotación de la empresa ascendió a 29,48 millones de euros, “estando afectado por los gastos no recurrentes incurridos durante el ejercicio relacionados con el cambio de accionistas”. El resultado neto del ejercicio se situó en 8,65 millones de euros, “afectado también por los gastos financieros asociados al nuevo contrato de crédito sindicado por valor de 250 millones de euros”.

 

Con unos fondos propios de 485,79 millones de euros a cierre de ejercicio, el pasivo a largo plazo de la compañía ascendió a 296,05 millones de euros (226 millones de los cuales correspondientes a compromisos con entidades de crédito), mientras la deuda a corto se situó en 174,87 millones de euros.

 

El grupo cuenta con un alto porcentaje de ventas internacionales. En el último ejercicio, el 27% de su negocio correspondió a España, mientras el 53% procedió de la Unión Europea y el 20% del resto del mundo. Por canales de distribución, el 66% de las ventas se generaron del canal wholesale y de distribuidores y el 34% del retail.

 

 

A 31 de marzo de 2016, el grupo sumaba un total de 321 tiendas propias en todo el mundo, 192 correspondientes a Pepe Jeans; 99, a Hackett; 29, a Tommy Hilfiger, y una a Norton. Un año antes, 1 31 de marzo de 2015, la red de tiendas propias del grupo Pepe Jeans estaba compuesta 304 establecimientos: 183 de Pepe Jeans, cien de Hackett y 28 de Tommy Hilfiger.

 

Publicidad
Comentar
Compartir
...