Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 May 202120:04

Festa regresa a sus orígenes: vuelta a la clienta tradicional tras crecer un 4% en 2016

La compañía madrileña de moda, que facturó 19,2 millones de euros el año pasado, continúa su relanzamiento de la mano de su fundador tras abandonar los números rojos en 2016 y tiene previsto abrir dos nuevas tiendas durante este ejercicio.

15 Mar 2017 — 04:54
Lorenzo Molina
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Festa regresa a sus orígenes: vuelta a la clienta tradicional tras crecer un 4% en 2016

 

Festa vuelve a su esencia. La compañía madrileña de moda femenina ha decido romper con el cambio de público objetivo que emprendió en 2015 para dirigirse a un público más joven y que, junto con algunas tiendas no rentables, provocó pérdidas de dos millones de euros durante ese ejercicio fiscal, según ha explicado a Modaes.es su fundador y consejero delegado, Ricardo Ferrer. Este año, la empresa abrirá dos nuevas tiendas, tras el cierre de cuatro establecimientos durante el pasado año.

 

En 2016, Festa registró un crecimiento del 4% con respecto al año anterior, hasta 19,2 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda) fue de 250.000 euros.

La compañía logró así revertir la tendencia a la baja registrada en 2015, cuando la cifra de negocio fue de 18,4 millones de euros, un 18% menos que un año atrás. Ese año, Festa registró pérdidas algo superiores a los dos millones de euros.

 

 

“El año pasado, mi trabajo fue liquidar deuda y preparar la compañía para que gane dinero en 2017”, explica Ferrer. El ejecutivo se hizo con el cien por cien del capital de Festa al recomprar el 80% de la cadena al gestor de fondos de capital riesgo Portobello Capital. Ferrer desembolsó cinco millones de euros en la compra de las acciones y las deudas existentes con proveedores, con una quita importante de la misma.

 

El viraje hacia una audiencia más joven emprendido por la compañía a principios de 2015 no funcionó. “Este cambio en el público objetivo, en vez de incrementar la cifra de negocio, tuvo el efecto contrario”, explica la empresa en la memoria correspondiente al ejercicio 2015.  

 

Por ello, Festa ha vuelto a enfocar el diseño y tallaje de sus colecciones hacia una mujer de entre cuarenta y setenta años, y con unos precios más económicos que los de competidores como Punt Roma, según Ferrer.

 

 

Fruto de malas decisiones en la selección de ubicaciones, Festa cerró cuatro puntos de venta poco o nada rentables en el país durante 2016: en un centro comercial de Ponferrada (León), Granada, en el barrio de Salamanca de Madrid y en Cuenca. En la actualidad, la empresa cuenta con una red de 39 tiendas en España.

 

Este año, Festa subirá la persiana de dos nuevas tiendas en el mercado español. La primera apertura tendrá lugar en el centro comercial La Vaguada (Madrid) en un par de meses. En otoño, la compañía pondrá en marcha el segundo establecimiento en el centro comercial de nueva creación Plaza Río 2 (Madrid).  

Publicidad
Comentar
Compartir
...