Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

30 Oct 202009:10

El hombre, la primera ficha del dominó: lidera el recorte el gasto en moda en las crisis

Cuando estalló la última crisis, el hombre fue el primero en reducir su gasto en moda y el que más lo recortó y, ahora, la tendencia se repite.

17 Sep 2020 — 04:54
Iria P. Gestal
Compartir
Me interesa

El hombre, la primera ficha del dominó: lidera el recorte el gasto en moda en las crisis

 

 

En el efecto dominó de la crisis que tiene por delante la industria de la moda, ya ha caído la primera ficha. Cuando estalló la crisis financiera de 2007, el hombre fue el primero en dejar de comprar ropa y el que más redujo su gasto en el sector y, ahora, cuando este negocio se enfrenta a la mayor debacle de las últimas décadas, la historia se repite.

 

La moda en sí suele ser la avanzadilla en las crisis, porque es un gasto discrecional, pero la experiencia de la Gran Recesión es que la moda femenina resiste mejor, pese a que ellas son las que más gastan.

 

En 2007, cada español gastaba, de media, 746 euros en vestido y calzado al año; las mujeres, tradicionalmente el principal cliente de la moda, desembolsaban hasta 863 euros. Ese mismo año, en el germen de la Gran Recesión, ellos estancaron el gasto mientras ellas lo incrementaron un 5,6%.

 

Un año después, con el estallido de la crisis en España, ellos recortaron el gasto un 6,2%; ellas, sólo un 3%, según datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadística (INE).

 

 

 

 

En vestido, el recorte fue del 6,5% en el caso de los clientes masculinos y de sólo el 2,7% entre las mujeres. En calzado, ellas no redujeron el gasto hasta un año después que los hombres, aunque cuando lo hicieron también lo contrajeron en mayor medida.

 

En su conjunto, el sector de la moda masculina también se encogió más que el de la femenina durante la Gran Recesión. El sector de la ropa para hombres se hundió un 22,1% entre 2008 y 2014, mientras que en la moda femenina el recorte fue del 13,5%, según datos de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex).

 

Por el momento, todavía no hay estadísticas que hayan medido la evolución del consumo de hombres y mujeres durante los últimos meses, pero los resultados de algunas compañías del sector apuntan en la misma dirección.

 

Dentro del sector del deporte, por ejemplo, Lululemon, con un target mayoritariamente femenino, cerró el primer trimestre (finalizado en mayo) con una caída de apenas el 17%. Under Armour, con un público principalmente masculino, desplomó sus ventas un 41% en el primer trimestre (que en su caso abarca de abril a junio).

 

 

 

El desplome es todavía mayor en compañías especializadas en formalwear como Hugo Boss, que desplomó un 59% sus ventas entre abril y junio, tres meses en los que muy pocos hombres del mundo necesitaron un traje.

 

En España, ninguno de los grandes grupos ha desglosado las ventas por categoría de producto, aunque Jaume Miquel, presidente de Tendam, apuntó el miércoles en una conferencia que “notamos una mayor recuperación en las cadenas que se dirigen a la mujer que en las que se dirigen al hombre”.

 

También los datos de las importaciones apuntan en la misma dirección. En marzo, el mes en que se decretó el estado de alarma, el sector que más redujo sus compras al extranjero fue la confección masculina, cuyas importaciones cayeron 14,8%, hasta 668 millones de euros. 

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...