Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

30 Nov 202019:00

El gigante Shanghai Silk echa a andar en España con Lily: abre filial en el país

La marca, propiedad del gigante Shanghai Silk, ha elegido el mercado español para comenzar su desarrollo en Europa. La filial tiene su sede en la localidad barcelonesa de Cerdanyola del Vallès.

28 Sep 2017 — 04:57
I. P. Gestal
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

dEl gigante Shanghai Silk echa a andar en España con Lily: abre filial en el país

 

 

Lily pone un pie en el mercado europeo. La marca de moda femenina premium, propiedad del gigante chino del aprovisionamiento Shanghai Silk, ha constituido ya una filial propia en España para iniciar desde ahí su conquista del Viejo Continente.

 

Por el momento, la cadena concentra el grueso de su red de distribución en China, donde opera con 700 establecimientos, aunque también cuenta con setenta tiendas en otros diez países, principalmente en el Sudeste Asiático y Oriente Medio.

 

La sociedad que ahora ha constituido en España supone el punto de partida de su expansión en el mercado europeo. La filial tiene un capital social de 516.000 euros y su objeto social es la fabricación, comercialización en cualquiera de sus fases, importación, exportación y venta al mayor y menor de toda clase de materias primas textiles.

 

 

 

 

El domicilio de la sociedad se encuentra en el número 24 de la avenida Cataluña, en la localidad barcelonesa de Cerdanyola del Vallès. La filial, que depende directamente de la matriz, Shanghai Silk Group, cuenta también con un consejo de administración, presidido por Xingbo Sun.

 

El órgano lo completan Danping Ying, como consejero delegado, y Na He, Yang Yongmei y Jin Xiaohuan como consejeros. Además, en la sociedad figura también el abogado Carlos García de Ceca como apoderado.

 

 

 

 

En España, Lily prevé poner en marcha dos tiendas en Madrid y Barcelona antes de que termine el año y, a partir de ahí, impulsar su expansión con franquicias y desembarcar en nuevos mercados europeos.

 

Después del mercado español, el grupo contempla subir la persiana en Portugal e Italia en los próximos tres años para, a medio plazo, comenzar a operar también en Alemania y Francia. En todos estos mercados, Lily tendrá que enfrentarse a la fuerte competencia local, liderada por el grupo francés SMCP y por las italianas Pinko, Liu Jo, Twin-Set y Patrizia Pepe. En España, el grupo competirá además con cadenas locales como Intropia o Bimba y Lola.

 

Shanghai Silk es uno delos mayores productores de prendas de vestir de China. El grupo comenzó su andadura en 1949 y actualmente tiene entre sus clientes a marcas como Inditex, Mango, Dillard’s o Calvin Klein. En 2000, la empresa, propiedad al 49% del Gobierno chino y con una facturación de en torno a 800 millones de dólares, decidió diversificar y lanzar Lily, su primera marca de moda.

 

 

 

La moda china, relación de amor y odio con Europa

Esta no es la primera vez que una cadena china de moda se lanza a la conquista de Europa. En 2012, la firma de calzado de lujo Stella Luna comenzó su desarrollo en el continente con una tienda en París. Actualmente, la firma no se ha expandido fuera de Francia, pero cuenta con tres establecimientos en la capital y un corner en Galeries Lafayette Haussmann.

 

Otra de las cadenas chinas que probó suerte en Europa fue Bosideng. El grupo, uno de los mayores de China de distribución de moda, también inició su expansión en el mercado europeo en 2012 con la apertura de un flagship store en Londres. Cinco años después, la empresa bajó la persiana de ese único establecimiento, aunque mantiene su presencia en puntos de venta multimarca de España, Italia, Rusia y Alemania.

Publicidad
Comentar
Compartir
...