Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Jun 202114:12

El dueño de Andrés Sardá reduce ventas un 22% en 2020

La compañía belga registró unos ingresos de 152 millones de euros en el ejercicio de la pandemia. Las ventas a través de las tiendas propias se desplomaron un 37% en el periodo.

25 Feb 2021 — 10:15
Modaes
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

El dueño de Andrés Sardá reduce ventas un 22% en 2020

 

 

El íntimo también llora en el año de la pandemia. El grupo belga Van de Velde, propietario de Andrés Sardá, ha cerrado el ejercicio, finalizado el 31 de diciembre, encogiendo su cifra de negocio un 22%. La caída más acusada se dio en las tiendas propias de la compañía, donde las ventas se desplomaron un 37%. La empresa prevé volver a la senda del crecimiento este año.

 

El grupo concluyó el año pasado con una facturación de 152 millones de euros, frente a los 196 millones de euros registrados el año anterior. El resultado neto, por su lado, se situó en negro, hasta 15 millones de euros, un 31% menos que en 2019, cuando el beneficio ascendió a 21 millones de euros. El resultado bruto de explotación (ebitda), por su parte, se redujo un 27%, hasta 35 millones de euros.

 

Para hacer frente a la crisis del coronavirus, Van de Velde concentró recursos en iniciativas a largo plazo a partir del segundo semestre. El principal foco de la compañía fue el canal online, implementando mejoras en seis de las siete plataformas digitales con las que opera el grupo y desarrollando herramientas y servicios omnicanal. Como parte de la estrategia, además, la compañía cerró seis tiendas: tres en Estados Unidos, dos en Dinamarca y una en Alemania.

 

 

 

 

Por canales, la facturación a través del wholesale se contrajo un 15%, hasta 24 millones de euros. La caída más aguda se dio en el primer semestre, tras el cierre de tiendas y el confinamiento decretado en varios países. En la segunda mitad del año, con la reapertura de establecimientos, los ingresos retrocedieron sólo un 2%. Las ventas a través del ecommerce incrementaron “significativamente”, ha señalado Van de Velde.

 

Las tiendas propias, por otro lado, mostraron una peor evolución. Las ventas a través de este canal se desplomaron un 37%, hasta 22 millones de euros. En Europa, donde varios países decretaron el cese de las actividades no esenciales a partir de marzo, la caída fue del 27%, mientras en Estados Unidos los ingresos se hundieron un 57%.

 

A partir del segundo semestre, la compañía moderó la caída global hasta el 31%. “Vimos una recuperación más en Países Bajos y Dinamarca que en Reino Unido y Estados Unidos”, ha explicado la empresa. Las tiendas del grupo en los dos primeros países “se ubican en zonas residenciales, y muestran una mejor actividad que los establecimientos emplazados en centros comerciales o calles muy concurridas”, ha señalado la compañía.

 

Para este año, Van de Velde prevé volver a la senda del crecimiento “tan pronto como la evolución del Covid-19 nos lo permita”, según ha matizado la empresa.

Publicidad
Comentar
Compartir
...