Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

14 Jul 202009:31

Cremalleras Rubí se asoma al concurso de acreedores

15 Dic 2009 — 00:00
Temas relacionados
Compartir
Me interesa
La compañía catalana Cremalleras Rubí tiene previsto presentar de manera inminente concurso de acreedores como única alternativa para asegurar la continuidad de la empresa, ubicada en la localidad de Rubí (Barcelona). Cremalleras Rubi cuenta entre sus clientes con marcas como Benetton y Zara.Cremalleras Rubí no pasa por su mejor momento debido a la caída generalizada de las ventas que han provocado distintos retrasos en el pago puntual de las nóminas, además de reclamaciones judiciales por parte de los empleados ante estos retrasos. Desde finales del año pasado, la compañía ha visto cómo su situación empeoraba ante la crisis bancaria y el cierre del grifo de los créditos por parte de las entidades financieras. Según informa el portal Economiadigital, la presentación del concurso de acreedores supondrá el despido de 84 de los 184 empleados que tiene la compañía. La empresa, que remonta sus orígenes a 1929, mantenía una facturación anual de entre 9 y 10 millones aunque durante el último ejercicio sus cuentas se habían resentido ante el descenso de las ventas en el sector textil. En una planta de 12.000 metros cuadrados, los empleados fabrican todos los componentes que utilizan para crear una cremallera, desde la producción de cintas hasta el tinte o las unidades de galvanización y el montaje final de las cremalleras.
Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...