Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

13 May 202114:51

Cortefiel: cuatro consejeros delegados desde el inicio de la crisis marcados por un negocio inestable

Anselm van den Auwelant, Juan Carlos Escribano, Berta Escudero y, ahora, Jaume Miquel han lidiado con la presión de los fondos y la refinanciación de la deuda.

02 Sep 2016 — 04:57
Pilar Riaño
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Cortefiel: cuatro consejeros delegados desde el inicio de la crisis marcados por un negocio inestable

 

Cuatro consejeros delegados en casi diez años. Este es el balance que deja el impacto de la crisis en Grupo Cortefiel, tercer mayor grupo de España de distribución de moda. Jaume Miquel, que ha experimentado un rápido ascenso en el organigrama de la empresa en los últimos años, toma el relevo de Berta Escudero, que a su vez lo tomó de Juan Carlos Escribano y Anselm van den Auwelant. La caída de las ventas de la cadena principal del grupo, la refinanciación de la deuda, la reorganización de personal y, sobre todo, la presión de los fondos propietarios, han marcado la gestión de estos cuatro ejecutivos.

 

Los buenos resultados obtenidos por Women’secret han impulsado a Jaume Miquel hasta la cima de Grupo Cortefiel, que en el último año ha buscado compradores en el mercado e incluso ha llegado a plantear una salida a bolsa. Con el salto al parqué descartado, por el momento, Miquel deberá gestionar una empresa con dos cadenas al alza y una que no termina de encontrar su hueco en el mercado.

 

La compañía, controlada por los fondos CVCPai y Permira, finalizó 2015 con una cifra de negocio consolidada de 1.095 millones de euros, lo que supuso un avance del 8,32% sobre el ejercicio anterior.  Por su parte, el resultado bruto de explotación (ebitda) recurrente alcanzó 108,29 millones de euros, con un incremento del 9,83% sobre el año anterior. Tras años en descenso, la empresa se encamina ya a los números negros.

 

 

 

El nuevo consejero delegado de Grupo Cortefiel se incorporó a la compañía hace más de diez años, tras pasar por empresas como Timberland o Levi Strauss. Miquel fichó por el grupo como máximo responsable de Women’secret, que se ha convertido en la cadena de mayor crecimiento de la empresa, con un alza de más del 19% en 2015, frente al 8,85% de Springfield.

 

La piedra en el zapato del grupo continúa siendo Cortefiel, el que fuera el principal negocio de la empresa pero hoy en día en horas bajas. Miquel no sólo domina los secretos de Women’secret, sino que también ha comenzado a zambullirse en Cortefiel. Desde marzo de este año, Miquel lideraba también Cortefiel tras la abrupta salida de Ramón Gago, incorporado para dar un giro estratégico sólo un año antes.

 

La presión por la necesidad de resultados a corto plazo forzaron la salida de Gago, un hecho que podría estar también detrás de la dimisión de Berta Escudero, según fuentes del mercado. La compañía ha señalado, sin embargo, que la renuncia de Escudero se debe a motivos personales. La ejecutiva, primera mujer en ocupar la dirección de un grupo de gran distribución en España, contaba con una trayectoria de una década en la empresa.

 

Escudero llegó a Grupo Cortefiel en julio de 2006, justo antes de que la crisis comenzará a impactar en las cuentas de la moda española. La ejecutiva lideró la creación de una estructura logística en la compañía, con la puesta en marcha de un centro logístico en Aranjuez como pieza clave.

 

 

 

En julio de 2016 fue nombrada consejera delegada del grupo, ocupando el puesto dejado vacante por Juan Carlos Escribano, que no resistió tampoco la presión de los fondos por los malos resultados. Escribano había desarrollado una carrera de doce años en Grupo Cortefiel. El ejecutivo se convirtió en consejero delegado de la empresa desde la cadena Springfield, donde ocupaba el puesto de director general. Durante su etapa al frente de Springfield, la cadena se convirtió en el primer concepto del grupo por volumen de negocio y se introdujo en moda femenina. 

 

La salida de Escribano, hoy director general de El Palacio de Hierro, de Grupo Cortefiel se produjo en un momento complejo para la empresa. Si bien los resultados del grupo lograron remontar a cierre del ejercicio 2014, los fondos propietarios de la compañía habían reabierto el proceso de venta, según fuentes del sector.

 

Miquel deberá hacerse cargo, como sus antecesores, a la refinanciación de la deuda de la compañía. En marzo de este año, CVC, Pai y Permira solicitaron a las entidades financieras el inicio de la refinanciación de una deuda de 1.172 millones de euros, tras desistir en la búsqueda de un comprador y en la salida a bolsa.

 

La empresa ya refinanció su deuda en 2007, 2009, 2012 y 2014. En junio de 2014, la Justicia británica dio luz verde a la refinanciación de la deuda de la empresa, que a principios de 2014 acudió a la corte de Londres para conseguir unas nuevas condiciones de pago. La compañía culminó así la refinanciación de una deuda de 1.160 millones de euros tras lograr el apoyo del 98% de los acreedores. Esta fue la cuarta ocasión en que Cortefiel renegoció su deuda.

 

El primero y el segundo proceso de refinanciación coincidieron con la etapa como consejero delegado de Anselm van den Auwelant, que también gestionó una reestructuración de personal. El ejecutivo, que fue relevado por Escribano, dejó el puesto de consejero delegado para convertirse en presidente no ejecutivo, cargo que abandonó posteriormente.

Publicidad
Comentar
Compartir
...