Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

27 Nov 202023:55

Carrera y Carrera ‘sucumbe’ a los juzgados: entra en concurso

La compañía ha presentado concurso voluntario de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid. La compañía, controlada por inversores rusos, se encontraba en una situación compleja desde principios de año.  

11 Dic 2018 — 04:57
Iria P. Gestal
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

Carrera y Carrera ‘sucumbe’ a los juzgados: entra en concurso

 

 

Carrera y Carrera, abocada finalmente a los juzgados. La compañía española de joyería, controlada por un grupo de inversores rusos desde 2012, ha presentado concurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid. El juez ha nombrado como administradora concursal a Cristina Asencio Pascual, del bufete de abogados Vaciero.  

 

La entrada en los juzgados de la histórica firma española ha sido la crónica de una muerte anunciada. En el último año, el grupo echó el cierre a todas sus tiendas en España, donde operaba con puntos de venta monomarca y corners en El Corte Inglés y, según fuentes cercanas a la empresa, prescindió del grueso de su plantilla, que ha pasado de más de un centenar a sólo 24 empleados.

 

En verano, la empresa se acogió al preconcurso, que le dio cuatro meses para negociar con sus acreedores para evitar el concurso. Aunque Carrera y Carrera no deposita cuentas en el Registro Mercantil desde 2014, fuentes cercanas al grupo estiman que su deuda podría superar los diez millones de euros, la mayoría con entidades bancarias.

 

 

 

 

Carrera y Carrera está desde 2014 en manos de la sociedad Caruli Limited, controlada por un grupo de inversores rusos, que compró la empresa a Lladró. La sociedad tiene su domicilio en Londres, aunque según el Registro Mercantil su matriz es Brand Marketing&Management, con sede en Suiza.

 

Tras el cambio de manos, el nuevo propietario remodeló todo el equipo directivo y colocó al frente a Svetlana Kuprianova, quien asumió las riendas en 2012. Su segundo al mando era Javier Gala, hoy en Uno de 50, quien fichó por Carrera y Carrera en 2006 y llegó a ser subdirector general. Desde el año pasado, la empresa está pilotada por Julia Eremina, ex responsable de la marca en el mercado ruso, con la que no ha sido posible contactar.

 

La entrada en concurso de Carrera y Carrera se suma a una nueva oleada de entradas en los juzgados en la moda española. Sólo en los últimos meses, se han acogido a esta figura compañías como Intropia, TCN, Pili Carrera, Cabotine u Okeysi.

 

 

Pilar de la joyería española

Carrera y Carrera comenzó su andadura en 1885 de la mano de Saturio Esteban Carrera, quien estableció un pequeño negocio de joyería en el Barrio de las Letras de Madrid. En la década de los años veinte, José Esteban Carrera, hijo de Saturio, asumió la gestión de la empresa tras aprender el oficio de lapidario en París.

 

Más tarde, se incorporaron al negocio también sus sobrinos: José, Saturio, Pedro y Andrés, quienes trabajaron para la compañía en sus años de esplendor, la década de los cincuenta y sesenta, cuando la marca ganó relevancia internacional de la mano de las actrices de Hollywood que visitaban entonces España.

 

El relevo a la cuarta generación se produjo en la década de los sesenta, cuando Manuel Carrera, bisnieto de Saturio, tomó las riendas de la compañía y comenzó a dar sus primeros pasos en el extranjero. La marca fue uno de los estandartes del lujo español y fue, junto a Loewe, socio fundador del Círculo Fortuny, al que ya no pertenece.

Publicidad
Comentar
Compartir
...