Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Nov 201715:59

h Empresa

Caramelo entra en concurso de acreedores y ultima la presentación de un ERE

15 Abr 2013 — 14:19
Modaes
Temas relacionados
Compartir
Me interesa

La enseña gallega Caramelo entra en los juzgados. La compañía, controlada por el empresario Manuel Jove, ha presentado concurso de acreedores voluntario esta mañana. Caramelo ha justificado la medida por “la extrema situación que atraviesa” y asegura que la “única fórmula para conseguir la viabilidad, es a través de un profundo redimensionamiento que le permita garantizar su futuro”.

 

La compañía, que asegura que su voluntad es la viabilidad, presentará también un expediente de regulación de empleo (ERE). Según los últimos datos disponibles, Caramelo contaba a principios de 2012 con una plantilla de 480 empleados.

 

Esta mañana, la dirección de Caramelo ha comunicado al comité de empresa y al conjunto de la plantilla la presentación del concurso. Esta decisión obedece, según ha explicado la compañía, “a las recurrentes pérdidas de explotación de los últimos años y en particular a la constatación de la caída de las ventas del primer trimestre de 2013, que hacen prever un volumen de déficit de caja para este ejercicio incluso superior al de 2012, que la compañía es ya incapaz de afrontar”.

 

Caramelo, que ha cerrado 2012 con unas pérdidas operativas de quince millones de euros, puso en marcha el año pasado un plan reestructuración de áreas como diseño, compras, procesos productivos, ventas e internacionalización. A finales del pasado octubre, Caramelo incorporó a Enrique Fernández del Riego, ex director general de Marks & Spencer en España, como director general, en sustitución de Carlos Fernández Couto.

 

Las medidas llevadas a cabo durante los últimos meses no han sido suficientes, pese a que ha recibido una inyección de más de 16 millones de euros de Inveravante, el brazo inversor de Jove.

 

La empresa pone en marcha ahora un proceso para abrir su capital y conseguir un socio que garantice su viabilidad. Fuentes de la compañía han asegurado que aún no hay negociaciones en marcha.

 

Caramelo posee más de 800 puntos de venta (teniendo en cuenta tiendas propias y presencia en el canal multimarca) en todo el mundo y se centra actualmente en su desarrollo fuera de España, apostando por Europa, Asia, África, Oriente Medio, México y Chile. El pasado marzo, la enseña firmó un acuerdo para poner en marcha treinta tiendas en África y Oriente Medio en diez años.

 

Historia de la textil gallega 

 Fundada en 1969 por José Antonio Caramelo y Luis Gestal en A Coruña, Caramelo comenzó su trayectoria como fabricante de prendas impermeables para, dos años después, lanzar sus tres primeras líneas masculinas: Tommy Harrod, Chelton y Yale. En 1984, la compañía lanzó la marca Caramelo y en 2005, tras una fase de crecimiento en España y los mercados internacionales, se hizo con la firma Antonio Pernas.

 

Esta operación corporativa amplió la deuda de la compañía, que en 2007 dio entrada en su capital al empresario gallego Manuel Jove, que amasó una de las mayores fortunas de España a través de su actividad en el sector inmobiliario, y a la Xunta de Galicia. Un año después salieron del capital las dos familias fundadoras y Jove, a través del hólding inversor Inveravante, y la Xunta de Galicia pasaron a controlar el 100% de la empresa (92,5% en manos de Jove y 7,5% en las de la Xunta).

 

En 2009, Caramelo consiguió refinanciar su deuda con la banca acreedora y emprendió un profundo proceso de reestructuración primero de la mano primero de Fernando Maudo (ejecutivo con trayectoria en empresas como El Corte Inglés y Coronel Tapiocca) y después de Carlos Fernández Couto.

 

La reestructuración implicó el despido de 237 personas (en un proceso que causó un duro enfrentamiento con parte de los sindicatos) y la pérdida de la capacidad productiva, que, a diferencia de lo ocurrido en la mayor parte de las empresas del sector, seguía internalizada.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...