Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Jul 202105:27

Caastle: el Netflix de la moda que llevó la suscripción a los gigantes

La fundadora de la empresa comenzó su andadura en moda con su propia compañía de suscripción, Gwynie Bee, en 2011.

24 Mar 2020 — 04:51
I. P. G.
Especiales relacionados
Compartir
Me interesa

Caastle: el Netflix de la moda que llevó la suscripción a los gigantes

 

 

No tiene stock, no vende ropa y su marca es desconocida para el consumidor final. Sin embargo, Caastle es, según Fast Company, una de las compañías de moda más innovadoras del último año. La empresa echó a andar hace apenas dos años pero está capitalizando el último gran fenómeno de la moda, la suscripción, con un modelo similar al de Netflix o Spotify.

 

Su nombre es una abreviación de Clothing as a Service, una expresión empleada desde hace años en el sector tecnológico para modelos como Software as a Service (SaaS) o Device as a Service (DaaS) y que se refiere a la comercialización de un producto como un servicio, evitando grandes inversiones y dando mayor flexibilidad.

 

Los orígenes de la empresa se sitúan en 2011, cuando Christine Hunsicker puso en marcha Gwynnie Bee. Entonces, la suscripción apenas comenzaba a dar sus primeros pasos: Stitch Fix se fundó ese mismo 2011 y empresas de alquiler como Rent the Runway o Le Tote acababan de nacer. Gwynnie Bee opera como un híbrido entre ambos modelos: el cliente paga una cuota mensual pero puede elegir qué productos recibe cada mes, en lugar de recibir una caja preestablecida.

 

 

 

 

En 2018, Hunsicker dio un salto adelante y lanzó un nuevo servicio dirigido al público profesional: Caastle. La empresa se encarga de gestionar todo el servicio de suscripción para marcas como Banana Republic, American Eagle, Bloomingdales, Scotch&Soda o Ann Taylor.

 

Los retailers envían a Caastle el stock que quieren ofrecer bajo el formato de suscripción, y la empresa gestiona la logística, el control de calidad, el lavado y las entregas y devoluciones. La compañía se encarga también de desarrollar y gestionar la página web, empleando la identidad del retailer.

 

Caastle tiene su sede en Nueva York y cuenta con almacenes en Columbus (Ohio) y Phoenix (Arizona). Los retailers pagan una comisión por venta, que varía según se añadan suplementos como tecnología de personalización o recomendaciones a la página web. Caastle recoge todas las transacciones de los clientes finales y paga a los retailers según lo pactado.

 

Mientras que Gwynnie Bee ha levantado más de cien millones de dólares en varias rondas de financiación, Caastle es menos intensiva en capital y se ha financiado con recursos propios. La compañía cuenta con una veintena de empresas en plantilla, con ejecutivos procedentes de Mastercard, Yahoo Coach.

Publicidad
Comentar
Compartir
...