Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

25 Jun 201821:35

h Empresa

Asia, la piedra en el zapato de un gigante llamado Uniqlo

09 Oct 2015 — 04:57
Custodio Pareja
Compartir
Me interesa

 

Asia ha sido y es la principal fortaleza de Uniqlo. Pero el continente que ha dado a la cadena propiedad de Fast Retailing su principal ventaja competitiva respecto a Inditex y H&M podría dejarle, a medio plazo, atrapado. Si Gap es el gigante atrapado en Estados UnidosUniqlo lo es en Asia. Fast Retailingque ya ha advertido de una ralentización en 2016, crece con fuerza en Asia, con China como motor de las ventas, pero no logra hacer que sus cuentas abandonen el rojo en Estados Unidos ni acelera su ritmo de expansión en Europa, en un momento en que Inditex y H&M se han propuesto comerse el mercado asiático.

 

En los últimos cinco años, Uniqlo ha mostrado su potencial como gigante de la distribución de moda, logrando colarse entre los principales grupos del sector.  Desde 2010, cuando la compañía alcanzó una cifra de negocio de 814.400 millones de yenes (6.026,6 millones de euros), Fast Retailing ha conseguido duplicar sus ventas, hasta registrar una facturación de 1.681.781 millones de yenes (12.445,3 millones de euros) en 2015, con Uniqlo como punta de lanza.

 

La cadena estrella del grupo, que también opera con otras marcas como GUPrincesse Tam TamComptoir des Cotonniers o Theory, aportó un 82,3% del total de las ventas de Fast Retailing en 2015.

 

 

 

 

Japón es el mercado donde Uniqlo genera la mayoría de sus ventas. En el ejercicio 2015 (finalizado el pasado agosto) la compañía facturó 780.139 millones de yenes (5.773 millones de euros) en el mercado nipón, un 9% más que el año anterior. Japón representa el 46,4% de las ventas totales de Uniqlo, lo que evidencia su gran dependencia de su mercado local, teniendo en cuenta que Inditex, por ejemplo, sólo obtiene el 19% de su negocio de España.

 

Las ventas internacionales de Uniqlo también se han disparado en 2015, pero los mercados que han protagonizado este crecimiento han sido, en su mayoría, países asiáticos. La compañía ha elevado su cifra de negocio en el mercado exterior un 45,9%, hasta 603.684 millones de yenes (4.467,3 millones de euros). Si bien es cierto que la compañía no desagrega sus ventas por países, los mercados en los que Uniqlo ha llevado a cabo mayoría de sus aperturas han sido China y Corea del Sur, donde la compañía ha abierto 81 establecimientos y 22 establecimientos, respectivamente.

 

 

 

 

Mientras que Uniqlo no deja de crecer en Asia, donde se corona como el rey de la distribución de moda, en otros países como Estados Unidos la compañía no está registrando los resultados deseados. Según el propio grupo, las ventas de la empresa cayeron en 2015 en este mercado, que continúa sin ser rentable para el grupo. “Uniqlo ha llevado a cabo una rápida expansión en el mercado estadounidense, con 17 nuevas aperturas en 2015”, explicó ayer la compañía con motivo de la presentación de resultados. El amplio desarrollo de su red de tiendas penalizó la evolución de su beneficio el pasado ejercicio.

 

En cuanto al mercado europeo, Uniqlo también ha registrado datos negativos “con una contracción de sus ventas y de su resultado operativo”, señala la compañía. La evolución de la red de tiendas en el viejo continente ha sido una de las más discretas este ejercicio. La compañía ha cerrado un establecimiento en Reino Unido, donde cuenta con nueve tiendas, y ha elevado su red de tiendas de manera muy leve en Francia y Rusia, con dos y cuatro aperturas, respectivamente. En Alemania, el cuarto mercado europeo donde Uniqlo está presente, el grupo no ha llevado a cabo ninguna apertura durante este ejercicio.

 

 

Estados Unidos y China, los dorados de Inditex y H&M

El mercado chino y el estadounidense se han convertido en los objetivos de los gigantes de la distribución de moda en el mundo. Si bien todos los operadores, incluido Uniqlo, están intentando abrirse hueco en Estados Unidos, un mercado hasta hace unos años dominado por Gap, China, principal fortaleza de Uniqlo y donde el grupo puede tener una ventaja competitiva frente al resto, comienza a encabezar la lista de prioridades de los grupos propietarios de cadenas como Zara o H&M.

 

Pese a su inestabilidad y tener en vilo a un gran número de operadores del sector, China es el primer mercado exterior de Inditex por número de establecimientos, con 501 tiendas. Por su parte, la compañía sueca prevé que China se convierta en su mercado de mayor crecimiento este año.

 

En cuanto al mercado estadounidense, Inditex apostará en el corto plazo por elevar su presencia en el país. El grupo anunció a principios de año la adquisición de un edificio en el Soho de Nueva York por 280 millones de dólares (236 millones de euros), donde instalará un establecimiento de Zara.

 

 

 

 

El plan de expansión de Inditex en Estados le llevará a contar con siete tiendas más en Nueva York en los próximos años, además de abrir tiendas de referencia en ciudades principales y penetrar en poblaciones secundarias, donde grupos como Gap operan con comodidad.

 

H&M, en cambio, no escogió Estados Unidos como su primer mercado internacional pero ya se ha convertido en una de las principales apuestas del grupo. Con cerca de 330 establecimientos en este mercado, H&M también ha apostado por atacar el país con toda su artillería y abrir, a lo largo de octubre, nuevas tiendas de &Other Stories y Cos.

 

Con un entorno económico mundial complicado y la poca penetración de Uniqlo en el mercado europeo y estadounidense, donde puede tener un gran recorrido, el grupo ha vuelto a apostar todas sus cartas a continuar creciendo en el continente asiático, el imperio del grupo que, poco a poco, se está viendo amenazado por nuevos actores dispuestos a robarles un trozo de pastel.

 

Tadashi Yanai, fundador de Fast Retailing, quiere que su compañía alcance unas ventas de 30 billones de yenes en 2030, es decir, 216.700 millones de euros, doce veces más que la facturación de Inditex a cierre de 2014, un objetivo que no podrá alcanzar si se convierte en un gigante acorralado en el mercado asiático.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes.es no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...