Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Jun 202103:12

Fotosíntesis y descarbonización del sector textil

Fotosíntesis y descarbonización del sector textil

 

 

¿Cuánto nexo existe entre la fotosíntesis y el sector textil? El textil es fotosíntesis, bueno, casi todo es, de manera directa o indirecta, producto de la fotosíntesis: las materias primas de origen sintético tienen su origen fósil en el plancton y el zooplancton, las fibras artificiales directamente de los árboles y todas las naturales tienen de una manera u otra su origen en la fotosíntesis, el carbón y el petróleo hicieron posible las revoluciones industriales. El textil tiene mucho de la fotosíntesis en la que las plantas, algas y numerosos microorganismos convierten la energía del sol en energía para infinitas cadenas tróficas, nichos ecológicos y generar incontables servicios ecosistémicos.

 

Hasta aquí, todo poesía.

 

El abuso en el uso de estos combustibles fósiles está haciendo que aumente el efecto invernadero de la atmósfera a una velocidad sin precedentes. La emergencia climática y sus derivadas son un hecho: acidificación de los océanos, destrucción de ecosistemas, pérdidas de biodiversidad, cambios de pisos climáticos, pérdida de servicios ecosistémicos, etc.

 

Los diferentes grupos de interés están accionando palancas y herramientas para abordar esta emergencia climática: legisladores, inversores con criterios ambientales y sociales y de buen Gobierno, tercer sector, agencias nacionales e internacionales y universidades están acelerando diferentes iniciativas transversales a todos los sectores y algunas particulares para el sector textil que abriré en una segunda parte de este artículo en otra publicación.

 

 

¿El sector textil español está moviendo ficha en clave de descarbonización?

  • La industria textil de cabecera (preparación de fibra, hilatura, tejeduría, tintura y acabado de tejido, estampación y acabado de prenda) lleva años impulsando por costes la descarbonización a través de eficiencia: adquiriendo mejores técnicas disponibles, aislamientos, instalando paneles fotovoltaicos, comprando energía renovable a futuro, recuperando energía de muchos procesos, haciendo inversiones en I+D+i para descarbonizar sus proceso… Muchas veces son vanguardias internacionales con nuevas tecnologías y productos e inclusive participando en grupos internacionales de trabajo como Ficca de las Naciones Unidas y en eventos como la cumbre del clima a través del Consejo Intertextil Español en la COP25 Chile-Madrid.
  • Marcas: El foco está en el control operativo: tienda, centros logísticos, sedes eficientes, logística, etc. El aprovisionamiento complejo, intermitente y diverso hace compleja la medición, no hay estandarización ni exigencias a los fabricantes en clave de descarbonización de manera generalizada.  Los Análisis de Ciclo de Vida dan la metodología empírica pero no tienen sencillo conseguir datos reales para abordar la caracterización de los productos en clave de carbono debido a la diversidad de procesos, productos, las realidades de los diferentes países en los que operan y la naturaleza de cada unidad productiva.
  • Centros tecnológicos, academia y empresas de maquinaria textil. Trabajan en nuevos desarrollos para electrificar procesos de combustión y nuevas soluciones con baja huella de carbono, cada vez más foco en la descarbonización.

 

¿Qué nos falta? Muchísimo. 

  • El mercado debería de premiar a los actores con menor huella de carbono para estimular cambios estructurales y conseguir que el carbono sea una variable mercantilista que produzca discriminación positiva hacia los actores con menor huella.
  • Información para el consumidor final, metodologías, protocolos y mecanismos homogenizados para la cuantificación y transparencia de la huella de carbono, durabilidad, reciclabilidad, y pautas de baja huella de carbono y/o regeneración que guíe a los diseñadores y a compras a través de estándares.
  • Otras: Descarbonizar toda la cadena de valor, administración ejemplificadora con la compra consciente y avances legales que canalicen la descarbonización de los tractores del mercado, más criterios ASG, un Detox de Greenpeace en clave de carbono, activar modelos regenerativos y de compra consciente, un largo etc. de líneas de trabajo que llegarán desde diferentes grupos de interés.

 

¿Llegaremos?

 

Menos es más en clave de descarbonización.

 

Los industriales textiles de España llevan muchos años en el camino de la descarbonización a través de eficiencia, liderazgo internacional gracias a I+d+i en procesos y productos con baja huella de carbono. Las marcas líderes avanzan en operaciones medición y reducción de insumos es el mantra, no tanto el producto y ahí estará el hot spot a corto plazo. Este punto hilvanará el eslabón perdido entre fabricación y cliente final y nos acercará sin duda a la descarbonización.

 

En la parte legal, los objetivos de descarbonización de la UE son los más ambiciosos del planeta y provocarán nuevas reglas e incluso nuevos tableros de juego. En definitiva, todos los grupos de interés están acelerando en este camino (los veremos en una parte 2 en otro artículo) y lo más importante de todo: ya es tarde para no ser optimistas.

 

¡Seguimos!

...