Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

04 Ago 202013:19

Trapos, sólo trapos

“La marca internacional de moda que marca tendencias”. Con estas palabras comienza el comunicado de una empresa de moda que recibí ayer por la tarde.

 

¿Una marca que marca tendencias? No sé, quizás es culpa de que mi formación es más económica que de moda, pero, ¿una firma de moda puede permitirse enviar un comunicado corporativo con este inicio?

 

Cada vez son más las personas que se lamentan de los tópicos que genera la moda. Si te gusta la moda eres superficial, si te interesan las marcas es que la economía te resbala y si te interesas por los diseñadores y sus vidas es que, seguramente, eres tonto.

 

Gran parte de la culpa de que esto suceda es del propio sector, y con sector me refiero no sólo a las empresas de moda, sino a todo el tejido auxiliar que se mueve a su alrededor. Algunos gabinetes de comunicación (que no todos), algunos periodistas (que no todos) y también algunos diseñadores y otros profesionales del sector (que no todos) contribuyen con su actitud en determinadas ocasiones, seguramente de forma involuntaria, a que la moda no sea tomada en serio. Hay momentos para la seriedad y momentos para el espectáculo.

 

Por otro lado, como periodista económica no siempre he seguido sólo el sector de la moda y tengo que decir que es uno de los más reticentes a hablar de números. Parece que al dar a conocer la facturación de una empresa, su beneficio o su producción, las prendas de ropa vayan a perder el color al instante. Solamente las compañías cotizadas y los grandes grupos de distribución están acostumbrados a comunicar, al menos una vez al año, la evolución de sus cuentas económicas.

 

Aunque en otros sectores sucede lo mismo, en muchas empresas de moda se asustan cuando llama un periodista y si les preguntas la facturación y su crecimiento anual ponen el grito en el cielo. Y no sólo sucede en las compañías con marca para el público final, también en las industriales (estas ya ni siquiera cogen el teléfono).

 

Para que el sector de la moda comience a ser valorado por lo que es, mucho deben cambiar las cosas. ¿Qué es la moda? Una industria en la que España puede presumir de tener al número uno mundial, algo que también puede hacer en… ¡ah! ¡no! Que sólo somos número uno en moda…

 

Pero la moda sigue considerándose, para la mayoría, algo de mujeres, que no genera negocio. “Son sólo trapos”, dicen muchos. Pues sí, trapos son, al fin y al cabo, pero generan miles de puestos de trabajo en España y en el extranjero.

 

Pongámonos serios (cuando toque) y hagamos que afloren los números de las empresas para que este negocio sea más respetado y más fuerte.

...