Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

20 Ene 202015:49

En busca de Ulises

En busca de Ulises

 

 

La ley seca. El voto femenino en Estados Unidos. La creación del Partido Comunista Chino. Adolf Hitler se pone al frente del Partido Nacional Socialista. Irlanda se independiza de Reino Unido. Asesinan a Pancho Villa en México. Proclamación de la República de Turquía. Nace Metro Goldwin Mayer. Hirohito, coronado emperador de Japón. Alexander Fleming descubre la penicilina. Todos estos acontecimientos, escogidos sin ningún tipo de criterio, tuvieron lugar en los años veinte del siglo pasado, que fueron locos a la par que dulces y felices. También se publicó la que se ha convertido en la mejor novela del siglo XX, el Ulises de James Joyce.

 

En el inicio de la nueva década (aunque sea un inicio extraoficial, pues realmente no comenzará hasta 2021), la moda busca también su particular Ulises: la empresa o modelo que se convertirá en el mejor de la década. Es decir, aquel o aquella que sobrevivirá a la transformación que atraviesa la industria, con nuevos consumidores, nuevos canales, nuevos patrones… Toda una cadena de valor nueva, en definitiva.

 

Un año más, en los últimos días del año en Modaes.es hemos repasado lo más relevante que ha ocurrido en el negocio de la moda a lo largo de un 2019 que ya hemos dejado atrás. En España, con otras elecciones y todavía sin gobierno, la recuperación económica ha pasado de largo (de nuevo) del consumo de moda, mientras en el resto del mundo ha sido un año de actores inesperados en la política global, con un Brexit que, ahora sí, es realidad o una Alemania convertida en un insólito patito feo del continente.

 

 

 

 

El líder del sector, Inditex, ha demostrado de nuevo la fortaleza de su negocio logrando vender más con menos, mientras Tendam ha comenzado a hacer realidad su sueño de sumar para multiplicar a través de la adquisición de Intropia. Mango ha conseguido la paz, al menos la financiera, y Pepe Jeans ha comenzado una nueva etapa con la deuda refinanciada y una nueva capitana que promete cambiarlo todo.

 

Tadashi Yanai también soñó, por unos meses, con ser el número dos de la industria: Fast Retailing acarició en 2019 el número dos de la distribución de moda del mundo gracias a los vaivenes de las divisas, que a cierre de esta edición le habían devuelto a la tercera posición, por detrás de H&M. El gigante sueco, por su parte, ha tocado todas las teclas a lo largo del año, haciendo suya la máxima de si no te mueves estás muerto. El pionero del ecommerce de moda, Asos, ha mostrado sus pies de barro a lo largo de los últimos doce meses y Victoria’s Secret ha perdido sus alas en el reino de la moda íntima.

 

Pero si hay que buscar un nombre propio en 2019 ese ha sido el de Bernard Arnault, convertido, un año más, en uno de los protagonistas del sector, si no el protagonista con mayúsculas. El magnate de LVMH ha vuelto a demostrar su desmedida ambición con la adquisición de Tiffany por 14.700 millones de euros.

 

Si 2019 ya ha tenido curvas, 2020 promete ser peor todavía. Si el mundo decide que la década que estrenamos es más loca que la anterior, aquí estaremos para contarlo. ¡Felices nuevos años veinte!

...