Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Sep 202009:45

Comparaciones odiosas

Marco Marchi 635

 

Una de las ventajas del trabajo de periodista es la gente que conoces. Aunque no es cada día ni cada semana, a veces te encuentras con empresarios que te sorprenden. Está feo decirlo (más que nada porque no lo he dicho otras veces), pero con el consejero delegado de Liu Jo me ha sucedido precisamente eso. Se llama Marco Marchi.

 

La biografía que me enviaron desde su agencia de comunicación para preparar la entrevista que publicamos la semana pasada tenía sólo cuatro párrafos, y no muy largos. En el primero aparecía la palabra fábrica y en el segundo la expresión Acuerdo Multifibras.

 

Silvia Riera y yo bromeamos frecuentemente en la oficina que sólo freaks de la moda conocen lo que es el Acuerdo Multifibras, pese a lo trascendental de este asunto. Lo resumo como lo explico en clase a los alumnos de cursos de diseño o de retail. En 1974 la Organización Mundial del Comercio (OMC) acordó que en treinta años se suprimirían los cupos de importaciones al textil. Países como España se frotaron las manos, pensando que podrían vender sin límite las prendas producidas en el país. Pero España y otros países no contaban con que, en 2001, China entraría en la OMC. ¿Resultado? En 2005 se cumplieron los treinta años y China se comió el mundo y, de paso, desestabilizó la industria mundial de la moda.

 

Que una persona como Marco Marchi, vendedor de imagen y de marca como buen italiano y como buen empresario de moda, haya querido introducir el Acuerdo Multifibras en su perfil dice mucho de él. También dice mucho de él y de su manera de entender la moda el hecho de que reconozca que Italia ha perdido fuerza en la industria y sea ahora España la que marca la pauta mundial (al menos en parte).

 

En España tomamos frecuentemente a Italia como modelo en muchos sectores, pero en la moda sobre todo. Desde España se envidia esa conexión entre industria y diseño que está en la base misma del modelo italiano de empresas de moda (momento promocional: si no habéis leído el libro La Gestión de Empresas de Moda de Stefania Saviolo, hacedlo). Pero, según Marchi, esa conexión se ha roto y España ya no tiene nada que envidiar a Italia, sino más bien al revés.

 

Pero esta semana he tenido una de cal y otra de arena. Al discurso de Marchi se ha contrapuesto los comentarios escuchados en una mesa de debate en la que me tocó participar, con empresarios, directivos y diseñadores, todos españoles. Que si el consumidor sólo busca precio, que no reconoce a los diseñadores “de aquí”, que no sabe apreciar la calidad… Y, como siempre, Zara y el resto de cadenas de gran distribución, demonizadas.

 

¿Por qué un italiano sabe reconocer lo fuerte que es España en moda y los de aquí no somos capaces de verlo y sacar pecho? Sé que es una queja que repetimos mucho en Modaes, pero es que seguimos sin ver un cambio en este sentido.

 

Sinceramente, no me extraña que los italianos sean capaces de vender prosciutto como si fuera el mejor jamón del mundo, ni que nos compren el aceite a los españoles y después lo vendan con etiqueta italiana. Al paso que vamos, harán suyo el fast fashion y en España diremos que vaya idea más buena han tenido.

...