Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Sep 201717:55

Cómo nos enteramos de las noticias

Si me dieran un euro por cada vez que alguien me ha preguntado “¿cómo os enteráis de las noticias?”, ahora mismo sería (o estaría en camino de ser) rica. Yo y muchos otros periodistas, una profesión que como sabe todo el mundo da muy pocos millonarios (con el permiso de Juan Luis Cebrián).

 

En un sector tan opaco como la moda para cuestiones empresariales, para obtener noticias debemos recurrir (a veces) a tácticas de lo más imaginativas. Otras veces, las noticias llegan a nosotros casi por casualidad.

 

Veamos algunos de los ejemplos más estrambóticos de cómo nos hemos enterado de las noticias durante los más de tres años de trayectoria de Modaes.es.

 

Whatsapp, esa herramienta

Un directivo del sector de la moda abandona la compañía en la que trabaja desde hace varios años y decide comunicarlo con un corto mensaje a toda su agenda de Whatsapp. Los representantes de la empresa (sin más remedio) lo confirman.

 

La traición de Linkedin

Los rumores en el sector sobre el fichaje de un nuevo ejecutivo para la filial en España de una firma de lujo son incesantes. Llamamos al directivo en cuestión y dice que no quiere hacer comentarios. Para su mala suerte, él mismo ha actualizado su perfil de Linkedin con su nuevo cargo. Los representantes de la empresa (sin más remedio) lo confirman.

 

La extraña cola de mails

Alguien (no diremos su profesión para no ponerle en evidencia) se pone en contacto con nosotros a través de email. El problema es que para hacerlo nos reenvía un correo de otra persona, sin querer. En la cola de mails se explica al dedillo el plan de expansión de una firma española de moda en un país, pongamos Rusia. Los representantes de la empresa (sin más remedio) lo confirman.

 

El mundo genial, pero España…

Una multinacional, pongamos alemana, envía su nota de resultados económicos a nivel global. Como cotiza en bolsa proporciona todo lujo de detalles. En la página 7, en mitad de una subordinada de un párrafo cualquier, encontramos la bomba: “todas las tiendas en España se cerrarán por los malos resultados económicos”.

 

Obras en el local

Llevamos meses detrás de la operación: quién ocupará el local del número X de la calle X que abandona la empresa X. Un viaje en moto y unos amables obreros que adecúan el establecimiento hacen el resto. La empresa (sin más remedio) lo confirma.

 

Información económica en medio del ‘colorín’

Un gabinete especializado en producto envía una kilométrica nota sobre una marca que es de lo opaco en términos empresariales. La nota de prensa está cargada de adjetivos como “impresionante colección”, “atrevidos estampados”… y entre tanto colorín se les cuela una noticia de lo más interesante en términos empresariales: los socios de la empresa han cambiado. No hace falta ni que la empresa lo confirme.

 

Un CV muy actualizado

Pedimos el CV de un directivo para uno de nuestros perfiles. El documento que nos envía la empresa está tan, tan actualizado, que nos enteramos de que el ejecutivo en cuestión ha ascendido y abandonará próximamente la filial española de una grandísima multinacional.

 

La dependienta indiscreta

Sábado por la tarde y, en nuestro tiempo de ocio, salimos de compras. La tienda de una marca española de complementos en el centro de Barcelona tiene colgado un cartel de “Liquidación por cierre”. Entramos. La dependienta, muy amable (e ingenua, claro), nos cuenta que no sólo la tienda cierra, sino que toda la cadena lo hace. Los representantes de la empresa lo confirman (no sin antes negarlo en diversas ocasiones).

 

Google Maps y el “¿te puedes asomar?”

Sabemos que se está cerrando una operación inmobiliaria en un número X de una calle X de, pongamos, Valencia. Los involucrados en la operación sólo nos dicen “es algo grande”. Google Maps y una dependienta amable son, en este caso, nuestros aliados. Con la herramienta de Google localizamos la tienda de enfrente y le pedimos a la dependienta que se asome a ver qué marca pone en el cartel de “Opening soon”. Los representantes de la empresa (sin más remedio) lo confirman.

 

Aunque son las situaciones más divertidas, desgraciadamente no son el pan nuestro de cada día. Mucho trabajo, mucha experiencia, mucho BORME y muchos cafés con ejecutivos son los pilares de nuestra profesión y, sobre todo, el respeto de unas fuentes que confían en tu discreción y en tu criterio a la hora de explicar los devenires de este sector. 

...