Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

29 Sep 202005:52

Ya están aquí

 

Ya están aquí. El mayor temor de la industria textil en España en 2001 es, quince años después, una realidad. Mientras aceleraba la deslocalización de la producción a China, más aumentaba el temor de los empresarios occidentales a que, un día, los industriales chinos dieran el salto de la fábrica a la tienda y comenzaran a crear sus propias marcas.

 

Ahora, ese momento ha llegado: el gigante chino Giordano ha clavado su bandera en el feudo de Inditex, la empresa china Shandong Ruyi Group ha comprado SMCP y varias sastrerías de Savile Row ya han pasado a manos de capital del gigante asiático.

 

China ha pasado de hacer ropa a hacer moda y ha tomado posiciones en occidente con toda su artillería, dispuesta a competir en el feudo de Inditex e incluso a colarse en el mismísimo corazón de la sastrería británica.

 

Incluso los todopoderosos conglomerados de lujo Kering y Richemont, sabedores de que la rentabilidad vale más que el abolengo, han invertido en marcas chinas como Qeelin o Shanghai Tang.

 

China ha perdido sus complejos. Y como muestra de ello, la entra de Giordano en España. El gigante chino ha llegado dispuesto a mirarse cara a cara con los gigantes europeos, y prueba de ello es que ha elegido para su desembarco la plaza más difícil de todas, España, la casa de Inditex y Mango y uno de los países con los precios más bajos en moda del continente.

 

Los chinos han llegado y están decididos a quedarse. Tienen los medios, el conocimiento y la ambición. ¿Podrá el made in China hacerse un hueco entre los gigantes?

...