Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

29 Sep 202014:46

Y el resto, ¿qué tal?

Y el resto, ¿qué tal?

 

 

Es quizás una de las preguntas que más nos hacen, desde hace algunos meses, los directivos del sector con los que hablamos cada día: ¿cómo está el resto? ¿Qué tal la competencia? ¿Está todo el mundo igual?

 

Si 2017 fue un año raro, con una recta final marcada por el clima y el conflicto catalán, pasada la tormenta las ventas siguen sin remontar, y comienzan a quedar a la vista los problemas estructurales, que por mucha estabilidad y mucho calor que haga en verano, impedirán que la moda se recupere.

 

En los corrillos del sector, la tensión es palpable. Entre los inversores, el retail no es una opción, salvo en casos contados como Bimba y Lola u operaciones de rescate como Amichi y Forecast. Los empresarios están nerviosos y continúan buscando culpables entre viejos y nuevos fantasmas: si no es el tiempo, es Amazon; si no es la guerra de precios es que el consumidor ya no valora la moda.

 

El futuro es incierto y la incertidumbre, incómoda. Pero toca moverse y adaptarse a marchas forzadas porque, mientras tanto, los restaurantes siguen llenos y las tiendas, vacías. A su pregunta, por cierto, consuélese: los demás están igual.

...