Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

01 Oct 202018:00

Volver a soñar

 

El sector de la moda es un experto en comebacks. Vuelven las tendencias de antaño, resucitan marcas que habían quedado en el olvido y las empresas que atraviesan momentos difíciles sacuden sus cimientos para volver a crecer.

 

En esas está ahora Desigual, que quiere fix the basics para empezar lo que en la empresa denominan el dream. Cambiar producto, distribución y publicidad para perseguir de nuevo el sueño de los mil millones.

 

También el comercio español comienza a soñar otra vez, aunque con prudencia, después de cerrar el año más negro desde 2014. Tras caer un 2,2% en 2016, las ventas han vuelto a tomar impulso con alzas del 7,5% en enero y del 5,1% en febrero.

 

O Benetton, que fuera la reina de las cadenas en las últimas décadas del siglo pasado y que ahora retoma de nuevo su crecimiento en España, su cuarto mercado por cifra de negocio.

 

En Blanco, un inversor ajeno al sector intenta aprovechar la imagen que todavía conserva la marca entre los jóvenes para hacerla resurgir de nuevo con un nombre bastante explícito: New Blanco.

 

Pero soñar, al menos en el caso de la moda, no es gratis. Supone, en la mayoría de los casos, de una dirección que sea capaz de mirar a un objetivo, cerrar tiendas, dejar atrás las campañas que definieron la marca y virar el rumbo de un transatlántico que emplea a miles de personas.

 

Otros, en cambio, no necesitan soñar. Mientras sus rivales pierden fuelle, Inditex sigue su rumbo, sin grandes aspavientos cuando vuelve a batir un récord. Si Karl-Johan Persson culpa al tiempo y Art Peck a “un entorno complicado”, Pablo Isla repite, como un mantra, cada tres meses,  we are on track.

...