Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Sep 202011:52

Volver a intentarlo

Volver a intentarlo

 

La moda es el sector de las segundas oportunidades. De marcas que regresan  tras décadas fuera del radar, como Chanel, o Birkenstock o Chloé, a empresas que vuelven a intentarlo en mercados donde se vieron obligados a salir, como Tous en China, pasando por tendencias (oh, los chokers) que van y vuelven como un péndulo a lo largo de los años.

 

Esta semana, se han conocido dos noticias precisamente de segundos intentos: en un caso, porque el primero no salió bien; en otro, porque fue muy bien en el pasado y un nuevo inversor confía en aquello de “donde hubo fuego, cenizas quedan”. 

 

Mango ha emprendido la reconquista en Estados Unidos, donde el año pasado rompió su acuerdo con JC Penney y donde ahora retomará su ofensiva de la mano de Lord&Taylor.

 

Jordi Hidalgo, un empresario especializado en ingeniería civil, quiere resucitar Blanco por segunda vez bajo el nombre de New Blanco con 30 tiendas, animal print y el antiguo equipo de la cadena madrileña, que ya sabe lo que son las segundas oportunidades.

 

Otras compañías, como Caramelo, Hakei o Don Algodón (que el año pasado pasó a manos del grupo valenciano Secretos Textil) siguen esperando la suya.

 

Volver a intentarlo es difícil. Supone sacudirse el polvo, remangarse y volver a la batalla. Reconocer los errores y aprender de ellos, ser capaz de aprovechar lo bueno del primer intento pero actualizarlo (Mango regresa a Estados Unidos de nuevo con un gran almacén, sí, pero esta vez se vuelca en el canal online) y asumir que siempre se puede volver a fracasar.

 

Pero si hay un sector que puede conseguirlo es la moda, experta en comebacks y obligada por definición a reinventarse continuamente; un sector en el que, en realidad, cada día supone de algún modo volver a empezar.

...