Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

10 Jul 202023:24

¡Viva Mercedes-Benz Fashion Week Madrid!

¡Viva Mercedes-Benz Fashion Week Madrid!

Una pasarela de moda no es sólo, ni predominantemente, una manifestación de la cultura de la moda de un país. Es sobre todo una herramienta de márketing por la que algunas empresas, grandes o pequeñas, muestran sus colecciones a unos públicos clave con objetivos diversos: elevar su notoriedad, dar a conocer sus colecciones a los distribuidores, seducir al gran público…

 

Las pasarelas deben regirse por estos intereses, tratando de conseguirlos con el mayor éxito posible por su propio bien como plataformas y por el bien de sus protagonistas: las marcas y los diseñadores que desfilan en ellas. Si se logra, este éxito beneficia a todo un sistema: ayuda a un sector a crear marca y ayuda a poner en valor la moda de una ciudad o incluso de un país.

 

Resulta equivocado pensar que se pueden obtener estos réditos sin seguir determinadas normas que marca el libre mercado. Es un error creer que se puede hacer marca país con una pasarela que no sea, primero de todo, un interesante negocio para las marcas que desfilan en ella. Un negocio, por cierto, como cualquier otro, con sus costes, sus riesgos y sus beneficios.

 

Por todo ello, la esponsorización privada de una pasarela como Cibeles Madrid Fashion Week, y más en los momentos que corren de ajustes en los presupuestos públicos, es una excelente noticia para la moda española. Un aplauso para los responsables de la pasarela en Ifema; y para Mercedes-Benz, que demuestra nuevamente su compromiso (seguro que provechoso) por la moda.

...