Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Sep 202121:34

Tiempos de cambio

Tiempos de cambio

 

 

Más de 850 directivos del negocio de la moda se reunieron el pasado jueves en Barcelona con motivo de la sexta edición de Barcelona Fashion Summit. En esta ocasión, la jornada invitaba a hacer un reset y poner la vista en el horizonte 2030: ¿cómo será el entorno en que deberán jugar los operadores de moda? ¿qué cambiará en el sector? ¿qué hacer para estar preparado?

 

En lo que coincidieron expertos y directivos, encima del escenario y en las butacas del auditorio, es en que soplan vientos de cambio fuera y dentro del negocio de la moda.

 

“El mapa del mundo que aprendimos en el colegio ha quedado obsoleto”, aseguró Federico Steinberg, del Real Instituto Elcano. “Se ha acabado el business as usual”, sentenció Jaume Miquel, de Grupo Cortefiel.

 

Ni el entorno, ni la operativa, ni los consumidores son los mismos y, como decía el psiquiatra y filósofo austríaco Victor Frankl “cuando no podemos cambiar la situación, estamos desafiados a cambiarnos a nosotros mismos”.

 

El desafío es inmenso, y la transición no será fácil. Incluso un titán como H&M ha reconocido haber cometido errores y está ahora readaptándose a contrarreloj, pero reconocer que los viejos modelos no sirven, y que es posible que los nuevos tampoco lo harán durante mucho tiempo, es ya parte de la solución.

 

Es por eso que esta transformación debe llegar también a la gestión y los directivos, que deben sacudirse el polvo, abrir las puertas a aires nuevos (“a los gigantes les falta más talento digital”, decía Jaume Hugas, experto en operaciones, durante la jornada”), y aprender a que el cambio ya no es sólo un momento de transición, sino el nuevo estado natural.

 

En los momentos de networking, los directivos nos reconocían, no sin un poco de temor, ser conscientes del reto que tienen por delante: lo que veían en el escenario venía a confirmar lo que se comenta también en los despachos, las fábricas y las tiendas. El mundo está cambiando, y la moda tampoco puede quedarse atrás.     

...