Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

14 Ago 202013:54

Romper cosas, otra vez

 

Construir, romper y volver a construir. Los negocios son, o deberían ser, así. El miedo al fracaso invade siempre al emprendedor en una sociedad en la que caerse no está bien visto. Esta semana, el negocio de la moda ha vuelto a ser testigo de un gigante que se tropieza, que se equivoca, y que se vuelve a levantar para volver a construir.

 

El grupo saudí Alhokair ha pegado un golpe sobre la mesa en Blanco. Otro más. Cuando compró la compañía en 2014, el grupo puso al frente de la misma a Bernardo Blanco, no arriesgando en el management de la cadena. Primer error detectado por el grupo y que no tardó en subsanar, fichando talento internacional y poniendo al frente de la empresa a un directivo británico.

 

Fue entonces cuando volvió a construir. Un nuevo Blanco (que perdió el Suite por el camino para encontrarse con sus orígenes) liderado por un ex directivo de cadenas británicas como All Saints. Stephen Craig se hizo con la dirección de la empresa, creando un equipo directivo a su alrededor afín a su forma de liderar.

 

Segundo golpe sobre la mesa. Las ventas de la cadena cayeron en 2015 de nuevo y el negocio que vio Alhokair en Blanco comienza a desvanecerse. Destruir para volver a construir. La compañía ha decidido volver a descabezar su negocio y poner al frente de Blanco a un directivo de la casa, un hombre fuerte y de confianza de Alhokair: Simon Marshall, el consejero delegado del grupo.

 

Esta será la tercera vez que Blanco cambia su dirección general. El refrán lo dice todo, pero aún queda mucho camino por recorrer. ¿Volverá Alhokair a dar otro golpe sobre la mesa el próximo año? ¿Hasta cuándo estará dispuesto el grupo a seguir reconstruyendo Blanco una vez tras otra? Sólo el tiempo lo dirá, pero este sector tiene experiencia en romper cosas, reconstruirlas y que vuelvan a funcionar.

...