Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

29 Sep 202006:26

Reconocimiento a la ambición

 

La última semana ha estado marcada, entre otras cosas, por el preconcurso de acreedores de Marypaz, la cadena de calzado asequible que ha llegado a convertirse en una de las mayores empresas del sector en España por cifra de negocio.

 

Desde luego se trata de una noticia negativa, que debe llevar a una reflexión sobre los errores cometidos por sus gestores. La tardía internacionalización de la compañía, altamente dependiente del mercado español, es probablemente una de las lecciones ya aprendidas por la empresa, que se encuentra en pleno crecimiento internacional.

 

Marypaz ya cuenta con un plan para abandonar la situación preconcursal y ha logrado el apoyo el 80% de sus acreedores para reprogramar los plazos de pago de su deuda. No plantea quitas, sino tiempo.

 

La ambición de los empresarios ha hecho del sector español de la moda lo que es hoy. Es importante reconocer la valentía de aquellos que arriesgan con la vocación de crecer y fortalecer su negocio, aunque esto pueda entrañar riesgos y, en ocasiones, dificultades.

 

Nadie garantiza éxito ni el fracaso, sólo el de los que no arriesgan.

...