Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

05 Ago 202021:30

¿Qué es ser ‘eco’?

¿Qué es ser ‘eco’?

 

 

En la última semana, en Modaes.es hemos organizado dos eventos con la sostenibilidad como temática central. En ambos, la cuestión que terminó copando gran parte del debate es la propia definición de qué es ser sostenible.

 

¿Puede una empresa que promueve renovar vestuario cada dos semanas ser sostenible? ¿Puede cualquier compañía que aspire a aumentar su facturación preciarse de ser eco?

 

Nosotros mismos nos hemos tenido que hacer esa pregunta, durante la elaboración del último Modaes.es Dossier Sostenibilidad: la última frontera de la moda. ¿Quién es más sostenible, la Patagonia de “Don’t buy this jacket” o H&M, que invierte millones en el desarrollo de nuevos materiales y la investigación del upcycling?

 

Incluso Greenpeace hizo esta misma reflexión. Siete años después de presentar su informe Detox, en el que exponía el impacto medioambiental de las grandes corporaciones de la moda, la ONG asumía que, aunque los gigantes ya habían tomado medidas, el 85% de la industria aún no estaba haciendo lo suficiente. Greenpeace reconoció que Inditex, H&M y Benetton habían “superado las expectativas y lideran este cambio de paradigma”.

 

 

 

 

Pero en un país en el que nada gusta más que una enmienda a la totalidad (no se puede ser de izquierdas y comer una mariscada; no puede ser feminista y jugar con barbies…) parece que sólo aquellos que sean 100% eco están impulsando realmente el cambio.

 

La moda es la segunda industria más contaminante del planeta y en su historia acumula bochornosas tragedias como el Rana Plaza o los ríos teñidos de índigo. Somos conscientes de que apenas se acaba de comenzar a recorrer el camino y que queda mucho por hacer.

 

Pero es la propia supervivencia del sector la que está en juego, y la gran distribución, la que consume el grueso de la población y la que tiene la escala y los recursos para hacer de la sostenibilidad algo mainstream, es clave para lograrlo.

 

Sólo si dejamos de censurarnos y comenzamos a trabajar mano a mano para avanzar, como en su día ya hizo Patagonia con Walmart, lograremos dar pasos adelante y hacer que este gran sector sea, al menos, un poco más verde. 

...