Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

Líder en información económica del negocio de la moda

03 Jun 202020:40

Prueba de fuego

Prueba de fuego

 

 

El negocio de la moda se enfrenta a una recta final de año decisiva. Después de nueve agitadísimos meses en el sector, con fichajes, compras, caídas y repuntes de ventas y la omnipresente presión de los precios, toca recomponerse y dar el último empujón antes de hacer balance del año.

 

 En el frente hay todavía varias pruebas de fuego. La más inminente, el Black Friday, que pondrá a prueba de nuevo los márgenes de las compañías de moda en un año en que los precios han sido de nuevo una herramienta clave para animar las ventas. Mid seasons adelantadas y promociones continuas han provocado que el IPC del sector crezca a su menor ritmo desde 2015.

 

Los próximos meses serán también clave para todos esos directivos que en lo que va de año han tomado las riendas de una empresa de moda. Berta Escudero, Costas Antimissaris o Estanislao Carpio deberán encontrar ahora su encaje en sus nuevas compañías y demostrar si han sido una apuesta ganadora.

 

También a Pronovias, Grupo Cortefiel, Ecoalf o Amichi les toca empezar una nueva etapa con el apoyo del capital riesgo, que no tardará en pedirles cuentas.

 

Pero no sólo los grupos españoles se la juegan en los próximos meses. Los operadores internacionales, con Uniqlo al frente, que han desembarcado en España en el último año tendrán que demostrar que pueden mantener la confianza del consumidor español tras el hype de la primera apertura.

 

Y, por encima de todo, la espada de Damocles de las ventas, el riesgo de cerrar otro año en descenso con la presión añadida de un entorno político de tensión e incertidumbre.

 

Es ahora, en la calma después de la tormenta que han sido los últimos nueve meses en el negocio de la moda, donde el sector se juega el año. Y, más que nunca, serán los más rápidos, los más flexibles y los más eficientes los que lograrán salir victoriosos de la batalla.

...