Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Dic 201716:50

Por unas décimas

 

 

En las últimas semanas, los representantes de las patronales españolas del textil y la confección han mantenido varios encuentros para negociar el próximo convenio del sector, el documento que fijará el marco de las relaciones laborales en todas las empresas. Las pocas novedades en la negociación, enquistada en el peliagudo asunto del aumento salarial, han hecho que desde Modaes.es hayamos optado por no publicar nada tras estos encuentros.

 

Sin novedades en la negociación, de la que nadie se ha levantado ni ha llevado por el momento a la convocatoria de movilizaciones, las dos partes mantienen en sus trece. Representan los intereses de dos colectivos, los empresarios y los trabajadores, con intereses comunes en muchos aspectos (asegurar la viabilidad de las compañías y los puestos de trabajo), pero antagónicos en el punto que les ocupa. “No puedo ir a los míos habiendo pactado la subida/no subida que piden los otros”, reconocen informalmente desde uno y otro bando.

 

Para algunos, ésta puede parecer una negociación estéril. En el fondo, patronales y sindicatos negocian por unas décimas de aumento salarial, cuya diferencia representa sólo unos euros al año para los trabajadores. ¿Sólo unas décimas?

 

Aquellos que están en el mundo de la empresa saben que a veces unas décimas decantan la balanza. Unas décimas que establecen nuevas bases, sobre las que más adelante se establecerán nuevas variaciones… y al final eres un país de salarios bajos o salarios altos.

 

Son de admirar los sindicalistas que reconocen la necesidad que hay, en ocasiones, de contener los salarios para garantizar la competitividad de todo un sector económico en el mundo globalizado, en el que las oportunidades a veces requieren sacrificios. También merecen todo nuestro reconocimiento los empresarios que son conscientes de que los costes laborales son sólo un componente de la fórmula de la productividad y que saben que, contribuyendo a la mejora del poder adquisitivo de los trabajadores, el consumo y la economía en general saldrán beneficiadas.

 

Así las cosas, la responsabilidad está en manos de unos pocos que dan la cara ante miles y que deben acordar qué bases marcarán el empleo en la industria textil. Encuentren la décima adecuada para todos, y que permita que la industria española de la moda salga fortalecida.

...