Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Ago 202017:59

Por una política industrial

Por una política industrial

 

 

Con la depresión económica de 2008, el mundo sacó varias conclusiones: la primera, que hoy ya casi ha acabado en el olvido, fue la necesidad de acabar con los paraísos fiscales. La otra, la voluntad de recuperar y poner en valor la política industrial.

 

Una economía sustentada en los negocios financieros y especulativos tiene, como demostró entonces, grandes debilidades. En este escenario, y con la amenaza de otra recesión llamando a la puerta, parece una estrategia inteligente tener una industria fuerte, competitiva y de valor añadido.

 

Antonio Tajani, actual presidente del Parlamento Europeo, fue durante su etapa como comisario europeo de Industria uno de los mayores defensores de esta estrategia. “No es fácil ganar el partido contra la crisis solamente pidiendo sacrificios a los europeos”, dijo entonces, para defender acto seguido que “es necesario reducir la deuda pública, pero si no hay un trabajo en favor de la economía real, de la industria, las pymes y el mercado interior, no podemos ganar el partido”.

 

Con motivo de las inminentes elecciones municipales, en Modaes.es hemos cogido carretera y manta para recorrer las localidades más importantes de la industria de la moda: Inca, Sabadell, Arnedo, Ourense… Polos donde el tejido industrial, y en particular el del textil o el calzado, ha sido o es clave para el desarrollo económico.

 

Al ampliar el foco, lo cierto es que los ejemplos proactivos de política en materia industrial cuentan con más errores que aciertos. Es llamativo en cualquier caso el poco protagonismo que tiene este sector en el debate político, a menudo centrado en asuntos tan alejados de la economía real.

 

Desde Modaes.es, no podemos sino instar a que los gobiernos locales, autonómicos y general que escuchen, faciliten, y pongan las condiciones para que se pueda reactivar la actividad privada industrial que tanto ha aportado a la economía española.

 

De poco sirve hablar de industria 4.0 en los discursos, si después hay polígonos sin Internet; hablar de la marca España sin políticas exteriores eficientes, y reivindicar el valor añadido sin que la industria se aborde con más profundidad en el discurso público.

...