Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Sep 202002:09

Otro viernes negro

Otro viernes negro

 

 

Durante once meses del año, los empresarios de los que hablamos en Modaes.es insisten recurrentemente en la necesidad de parar la escalada de promociones en la que está inmersa el sector. Porque restan valor a la moda y, sobre todo, porque ahogan los márgenes.

 

Pero hay un mes del año en que todo eso parece olvidarse. Es el mes rey de los descuentos y, según muchos de los que ahora leen estas líneas, el más perjudicial. Porque si los descuentos en enero y junio servían (¿se acuerdan?) para liquidar stock, el Black Friday (o semana, o mes) sólo sirve para estimular el consumo a costa de la rentabilidad y, de paso, arañar parte de las ventas full price de la Navidad.

 

Según la última edición del Barómetro Veepee-Modaes.es de Empresas de Moda de España de España, el 45% de las compañías no quiere Black Friday, pero el 70% lo hará de nuevo este año.

 

Que sí, que hay que dejarlo, pero a ver quién es el listo que da el primer paso. Quién le dice al consumidor que, mientras en la tienda de al lado todo está al 50%, aquí tiene que seguir pagando lo que, digamos, vale cada prenda.

 

Quizás sea momento, para los que todavía tengan un poco de pulmón, de tomar decisiones arriesgadas. De jugárselo todo y salirse de la ola cortoplacista que lo inunda todo. Algo así está intentando, a su manera, H&M, cuya respuesta a unos malos resultados ha sido probarlo absolutamente todo.

 

¿Big data? Check. ¿Cocreación? Sí. ¿Flagships experienciales? Desde luego. ¿Pequeñas boutiques? También. ¿Segunda mano, reparación, pure players para la generación Z? Todo.

 

Innovar y experimentar, cuando nadie sabe predecir siquiera si seguiremos comprando ropa nueva de aquí a diez años, es caro. Pero cuando todos estamos convencidos de que así no podemos seguir durante mucho más tiempo, ¿por qué no intentarlo? 

...