Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

30 Jul 202113:24

No hay ‘Vitaldents’ en la moda



El escándalo de Vitaldent, destapado en los últimos días, ha puesto en el punto de mira el modelo de negocio de las franquicias del ámbito médico. Las detenciones del fundador y propietario y de la cúpula directiva de la cadena por una caja B de 17,25 millones de euros anuales ha sacado a la luz una gestión supuestamente corrupta que incluía cánones abusivos para sus franquiciados.

 

La Asociación Española de Franquicias (AEF) no ha tardado en suspender a Vitaldent como socio de pleno derecho, ni en recordar que las franquicias factura en España más de 25.000 millones de euros y genera 248.914 puestos de trabajo.

 

La moda ha recurrido en infinidad de veces a esta fórmula que permite a las marcas expandirse con rapidez en un territorio sin una gran inversión, mientras miles de franquiciados se han beneficiado del modelo de negocio creado por la cadena y del tirón de su marca.

 

El ejemplo de libro de una expansión exponencial a través de la franquicia fue Benetton, que todavía hoy se apoya en este sistema para desarrollar su negocio de retail. Mango, Misako, Equivalenza, Gocco, Blanco o recientemente Top Queens son otras de las enseñas del sector que han apuntalado parte de su crecimiento en este sistema. Otras marcas internacionales, como Geox o Napapijri, también han apostado por esta fórmula. De hecho, la moda siempre ha sido uno de los principales sectores económicos en interesarse por la franquicia, junto con la restauración.

 

Según los últimos datos de la AEF, correspondientes a 2014, en el país operan un total de 204 firmas de moda mediante este sistema, alanzando una facturación conjunta de más de 2.000 millones de euros. La moda es también uno de los sectores más atractivos para invertir en franquicia ya que exige inversiones por debajo de los 90.000 euros.

 

Las sombras que surgen ahora en torno al caso Vitaldent y a la relación de esta cadena con sus asociados no deberían afectar al prestigio del modelo de negocio de las franquicias como tal. En moda, las franquicias han funcionado, funcionan y funcionarán, en la inmensa mayoría de los casos en base a una relación mercantil honesta y que busca el provecho mutuo.

...