Le informamos que en esta Web utilizamos cookies propias y de terceros para recabar información sobre su uso, mejorar nuestros servicios y, en su caso, mostrar publicidad mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede aceptar expresamente su uso pulsando el botón de “ACEPTAR” o bien configurarlas y seleccionar las cookies que desea aceptar o rechazar en los ajustes. Asimismo, puede obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para proporcionar una mejor experiencia de usuario. Usted puede ajustar sus preferencias o retirar su consentimiento a determinadas Cookies en cualquier momento. Nosotros tratamos los datos personales obtenidos a través del uso de Cookies (como por ejemplo cookies propias o de terceros) para las finalidades descritas en el Aviso de Privacidad y en la Política de Cookies disponibles en nuestra página web. Para consentir el uso de Cookies y acceder a la página web, pulse “Acepto”.

Líder en información económica del negocio de la moda

29 Sep 202016:59

Machismo y moda

 

La Real Academia Española (RAE) de la lengua define el machismo como la actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres. Sin duda, se trata de una actitud ampliamente extendida, todavía, en nuestra sociedad, y con amplias consecuencias en todas las facetas de la vida personal y profesional.

El negocio de la moda, como todos los demás, no escapa del machismo, que se impregna con diferentes manifestaciones en varias facetas de este sector. Jornadas como la del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se celebra el próximo martes, invitan a todos a hacer una reflexión en torno a su papel particular en la lucha contra la discriminación hacia las mujeres.

La función de un medio económico especializado en el negocio de la moda no es el de realizar juicios morales y todavía menos el de identificar a buenos y malos en un conflicto interminable que atañe al conjunto de la sociedad. Pero sí es pertinente hacer una advertencia: el talento de las mujeres es absolutamente imprescindible para el desarrollo de este sector.

La escasez de mujeres en los órganos de poder de las empresas es clamorosa, máxime cuando buena parte de las compañías del país tienen en el público femenino su principal segmento de mercado. No contar con su competencia, conocimiento y sensibilidad es, entre otras muchas cosas, un error desde el punto de vista del management.

Discriminar a una mujer competente en una promoción implica demasiado a menudo que un hombre incompetente ascienda injustificadamente. Y una empresa que compite en un sector como el de la moda no puede permitirse estar gobernada por otros que no sean los mejores.

...