Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Sep 201713:49

Lobby de marca, pero no de lujo

En momentos todavía aciagos para la economía española, después de años ya de crisis económica, 17 grandes empresas del país decidieron ayer escenificar su unión en forma de lobby para ayudar a prestigiar la imagen de España en el extranjero.
 
Los integrantes del recién nacido Consejo Empresarial de la Competitividad consideran que ser españolas ha perjudicado su cotización bursátil y ha encarecido la financiación procedente del extranjero. Por ello, han decidido, en palabras de César Alierta, presidente de Telefónica, hacer frente a una desconfianza que la economía española “no merece”.

La noticia tiene una parte positiva para el sector de la moda, ya que dos empresa de distribución, Inditex y Mango, forman parte del nuevo think tank, en lo que supone un reconocimiento de facto a la importancia del sector para la marcha de la economía del país.
 
No obstante, con el contexto de unas exportaciones al alza (las exportaciones de productos textiles subieron un 70% el pasado diciembre), cabe preguntarse si el desprestigio a la economía del país tiene algo que ver con la manida idea de que la marca España, en moda, no funciona.

Por el contrario, esta iniciativa empresarial podría contribuir, tal vez, a realizar un cambio de chip en la estrategia sobre lo que España puede y debe proyectar al exterior. La moda es, en este sentido, un buen ejemplo: si Francia es al lujo e Italia al diseño, ¿no puede ser España a la modernidad y la eficiencia?
 
Seguramente, no es necesario, ni posible, convertirse en una fotocopia de otros países para que el made in Spain sea apreciado como un sinónimo de calidad y confianza. En cambio, se puede llegar al mismo destino final desde otra concepción, basada en aspectos como la innovación en cuanto al modelo de negocio y la rapidez en la toma de decisiones para satisfacer al consumidor. Basada, en otras palabras, en los activos reales y no en un desiderátum bucólico para el que se acostumbra a vincular, a menudo erróneamente, calidad con lujo.

...